Se consumen más calorías que no son contrarrestadas en las otras comidas

Un gran desayuno no ayuda a bajar de peso

Es muy conocida la frase: “Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”, puesto que se dice que el desayuno es la comida más importante del día, por lo cual es en la que se necesita consumir mayor cantidad de energía. Incluso hay una dieta para adelgazar llamada “La Dieta del Gran Desayuno” que efectivamente se basa en dicha teoría.

Sin embargo, un reciente estudio realizado en el Centro de Medicina Nutricional Else-Kröner-Fresenius de la Universidad Técnica de Munich, Alemania, se propuso comprobar si tal afirmación era cierta y constataron que no. Un desayuno importante no sólo no disminuye la ingesta calórica durante el resto del día, sino que además se termina por consumir más calorías que si se desayunará liviano.

Para este estudio, que fue publicado “Nutrition Journal”, en se estudiaron, aproximadamente, a 400 personas que habían llegado al centro para consultar por problemas con su peso, 100 de ellos tenían peso normal y 280 obesidad.

Todos los participantes se habían mantenido en el mismo peso por lo menos durante el año previo al comienzo de la investigación. Los investigadores les solicitaron que registraran todo lo que comían durante el día por un período de 10 días a los obesos y durante 14 días a los de peso normal, registrando también la cantidad de comida, la forma de preparación y la hora a la que habían comido.

Además se les solicitó que especificarán los alimentos en los que correspondían al desayuno, al almuerzo o a la cena, así como las colaciones diarias, entendidas estas últimas como matutinas las que se consumían entre el desayuno y el almuerzo, de media tarde entre el almuerzo y la cena y vespertinas luego de la cena.

Los resultados

Los investigadores hallaron que había variantes entre la abundancia de los desayunos consumidos diariamente por los participantes; unos comían un desayuno importante, otros más liviano y otros directamente no desayunaban. Sin embargo, independientemente de esto todos ingerían la misma cantidad de calorías en el almuerzo y la cena.

Lo cual quiere decir según entiende el doctor Volker Schusdziarra, quien dirigió el estudio, que un desayuno importante de aproximadamente 400 calorías más que uno liviano, significa un aumento diario de 400 calorías.

La única diferencia que se encontró entre aquellos que comían un buen desayuno y los que comían uno más liviano, fue que los primeros no tomaban ninguna colación a mitad de la mañana. Pero ello no compensaba las calorías que ya habían ingerido en el desayuno.

Los científicos indican que este estudio es el primero en demostrar la importancia que tiene el desayuno en la ingesta calórica diaria. Y creen que reducir las calorías en el desayuno podría ser una buena estrategia para prevenir o tratar la obesidad.

Para adelgazar sólo sirve consumir menos calorías

El doctor Schsdziarra sostiene que los resultados de este estudio demuestran que consumir más calorías en el desayuno se asocia directamente con un mayor consumo calórico durante el resto del día, ya sea en obesos como en personas de peso normal.

Señala también, que para bajar de peso y mantenerse, la única manera es tener una alimentación sana y consumir menos cantidad de calorías, grasas y azúcares. Y si se ingieren muchas calorías en el desayuno, se deben equilibrar ingiriendo menos en el resto de las comidas.

Agregar comentario