Los hábitos
Foto: Alex Bramwell

La salud no se limita tan sólo a la ausencia de enfermedades, sino que abarca el bienestar total tanto físico como mental. Hay muchos factores que atentan contra la salud y muchos de los cuales no pueden ser manejados. Sin embargo, hay algunos fundamentales como los hábitos, que sí pueden ser modificados en favor de una mejor calidad de vida.

1

No beber suficiente agua

El agua cumple una función vital de suma importancia para el organismo: Contribuye a la formación de la sangre, regula la temperatura corporal, los niveles de electrolitos (, el trasporte de nutrientes, etc. Beber suficiente cantidad de agua diariamente es muy importante y una cosa muy sencilla de realizar, de incorporar a los hábitos y además sumamente económica.

2

No descansar

La falta de sueño y de descanso se asocia a muchísimas enfermedades: Depresión, estrés, problemas de memoria, pérdida de la productividad, etc. Dormir poco constituye un factor de riesgo para enfermedades cardíacas y cáncer.

3

Sedentarismo

El sedentarismo está asociado con muchos problemas de salud: Obesidad, sobrepeso, diabetes, enfermedades cardiovasculares, infartos al corazón, problemas óseos, etc. La realización de actividad física de manera regular, es una de las mejores formas de prevenir enfermedades y de reducir niveles de colesterol malo por ejemplo.

4

No exponerse al sol

La luz solar utilizada en la medida justa es un beneficio importantísimo para la salud, ayuda a generar vitamina D la cual es imprescindible para la absorción del calcio. La carencia de vitamina D favorece el raquitismo, la osteoporosis y la osteomalacia. Con 15 minutos 3 veces a la semana es suficiente.

5

Intemperancia

La intemperancia atenta directamente contra la salud. Ser temperante, es decir moderarse con lo que hace bien y abstenerse de lo que hace mal, sería el equilibrio ideal.

6

No tener Fe

La falta de fe, de esperanza, se asocia con muchas enfermedades, entre ellas la depresión. No necesariamente tiene por qué ser fe en Dios, puede ser cualquier tipo de creencia a la que aferrarse para salir adelante.

7

Querer estar enfermo

Hay enfermedades como el cáncer, las cardiovasculares y la diabetes que no tienen cura, causan la muerte y son de las más prevalentes entre la población. Como contrapartida, pueden prevenirse con un estilo de vida saludable. Lo cual se traduce en que estar sano, es en este caso una decisión personal y propia.

8

No ir al médico

Mucha gente no va al médico porque tiene miedo de que le encuentre algo malo. Ahora no piensa que ese algo malo agarrado a tiempo puede curarse, cosa que es muy difícil cando ya la enfermedad está avanzada. Acudir regularmente al médico para realizarse exámenes y chequeos de rutina según la edad, debería ser un hábito incorporado y parte de la vida cotidiana. Ya que hay estudios de rutina que detectan enfermedades como el cáncer de mamá, el cáncer de próstata, etc., que tratadas a tiempo pueden curarse.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 4.5 (2 votes)