Foto de Laura Vazquez

Fotofobia

En la mayoría de los casos, este trastorno no es consecuencia de un problema grave de salud. Si los síntomas son persistentes e intensos se debe consultar al especialista
La fotofobia
flickr.com

La fotofobia, sensibilidad a la luz, es un síntoma bastante común. En la mayoría de los casos no es ocasionado por ninguna enfermedad, aunque en ciertas ocasiones puede estar asociada a la depresión y otros trastornos mentales. Algunas de sus causas pueden ser:

  • Migrañas
  • Inflamación dentro del ojo
  • Úlcera de la córnea
  • Uso de drogas como anfetaminas
  • Meningitis
  • Quemaduras
  • Uso excesivo de lentillas o lentes de contacto mal colocados

Síntomas:

  • Incomodidad frente a la luz solar o brillante
  • Sensación de dolor

¿Quienes padecen mayor sensibilidad a la luz?

  • Aquellas personas con escasa pigmentación
  • Las personas que presentan ojos de colores claros
  • Quienes padecen de cataratas
  • Quienes están expuestos a migrañas y dolores de cabeza frecuentes

Diagnóstico:

  • El especialista llevará a cabo un exhaustivo examen físico para descartar cualquier posible patología. Mediante algunas preguntas se podrá llegar a un diagnóstico certero que permitirá el correcto tratamiento

Preguntas claves para determinar si se padece de fotofobia:

  • Si se han tenido lesiones oculares
  • Si se está tomando algún medicamento en especial
  • Si usa gafas o lentes de contacto habitualmente
  • Si el médico oftalmólogo ha hecho un examen de dilatación de la pupila hace poco tiempo
  • Si la sensación de molestia es todo el tiempo o solamente a veces
  • Si se han aplicado lociones o jabones en el ojo
  • Hace cuánto que presenta este trastorno
  • Alguien más de la familia lo padece
  • Se ha expuesta a algún químico, droga
  • Es alérgico a algo en particular

Prevención y tratamientos:

  • Al ser un síntoma molesto, lo recomendable es reducir la exposición solar
  • El uso de gafas oscuras en el exterior ayuda a eliminar la sensación de malestar. Éstos deben tener protección contra los rayos ultravioletas
  • Al salir a la calle usar sombreros de ala ancha
  • Evitar el consumo de bebidas con cafeína y el alcohol, ya que son estimulantes que pueden producir síntomas que terminan desencadenando en fotofobia
  • Oscurecer la habitación es otra de las alternativas cuando el malestar es muy molesto

A tener en cuenta:

Si se experimentan los siguientes síntomas se debe consultar con un especialista para que indique el diagnóstico preciso y ponga en marcha el tratamiento apropiado.

  • Náuseas
  • Rigidez cervical
  • Visión borrosa
  • Picazón
  • Inflamación
  • Entumecimiento u hormigueo de alguna parte del cuerpo
  • Dolor de cabeza
  • Datos de interés:

    • Más mujeres que hombres sufren de este trastorno
    • Es un trastorno más común de lo que se cree debido a que suele ser un efecto secundario de otro malestar mayor
    • En la mayoría de los casos suele solucionarse con las medidas preventivas adecuadas
    • Los episodios pueden durar uno o dos días. Se debe consultar al médico si la sensación de malestar persiste por más tiempo

    La sensibilidad a la luz es en la mayoría de los casos una consecuencia de otro síntoma. La gente que padece de alguna lesión ocular o de migrañas, está verdaderamente expuesta a sufrir fotofobia. Dependiendo de la gravedad o de que tan molestos sean las sensaciones, se podrán aplicar tratamientos más específicos para descubrir la verdadera causa. En ciertos casos, se dispondrá a efectuar un raspado de córnea o una punción lumbar, si así lo determina el profesional.

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (5 votos)
¡Se el primero en dejar un comentario!
  Publicar comentario
Se mantendrá en privado.
Image CAPTCHA
Ingresa los símbolos y/o letras mostradas en la imagen.