Primary tabs

Deformidad en la articulación del dedo gordo del pie

Se trata de una deformidad en la articulación localizada en la base del dedo gordo, que produce dolor y rigidez en el mismo. Es una forma de artritis degenerativa, en la cual con el tiempo doblar el dedo se hace cada vez más difícil.

El Hallux Rigidus puede causar molestias y discapacidad, puesto que el dedo gordo es usado para caminar, trepar, inclinarse e inclusive permanecer de pie. En muchos casos el afectado confunde esta afección con un juanete, que afecta la misma articulación. Sin embargo, se trata de afecciones diferentes que necesitan un tratamiento distinto.

Este padecimiento es progresivo, con el paso del tiempo disminuye la movilidad del pie. En las primeras fases, la movilidad del pie está un poco limitada Hallux Limitus. Pero en tanto la afección avanza, disminuye el rango de movimiento hasta llegar al estado final de Hallux Rigidus, en la cual el dedo queda rígido.

Causas

  • Disfunciones biomecánicas y anomalías estructurales del pie que pueden conducir a la osteoartritis de la articulación del dedo gordo. Las personas con una entrada pronunciada en los tobillos o con arcos caídos son más vulnerables a desarrollar la afección
  • Uso excesivo del dedo gordo, sobre todo en personas que se dedican a actividades en la que se aumenta la presión sobre el dedo gordo, como las que deben estar mucho tiempo en cuclillas o encorvadas
  • Herencia de un tipo de pie que favorece el desarrollo del trastorno
  • Enfermedades inflamatorias como gota o artritis reumatoidea
  • Lesión producida por ejemplo al golpearse el dedo gordo

Síntomas

Síntomas tempranos

  • Dolor y rigidez del dedo gordo al usarlo (caminar, inclinarse, etc.)
  • Dificultad para realizar ciertas actividades como agacharse o correr
  • Dolor y rigidez que se intensifican por el frío o la humedad
  • Inflamación e hinchazón alrededor de la articulación

Síntomas a medida que avanza la enfermedad

  • Dolor inclusive durante el descanso
  • Dolor prolongado en la cadera, parte baja de la espalda o rodilla, como consecuencia de los cambios en el modo de caminar
  • Dificultad para utilizar calzado, debido a la formación de espolones en el hueso
  • Cojera (en los casos más graves)

Tratamiento

El tratamiento temprano puede en muchos casos posponer la necesidad de requerir un tratamiento quirúrgico. En los casos moderados de Hallux Rigidus, el tratamiento puede incluir aluna de las siguientes medidas:

  • Dispositivos ortopédicos a medida: Este tipo de dispositivos pueden mejorar la función del pie
  • Modificación del calzado: El uso de calzado de punta ancha ayuda a que se ejerza una presión menor sobre el dedo. El calzado con suelas rígidas o arqueadas en la punta también puede ayudar
  • Inyecciones de corticosteroides: Pueden disminuir la inflamación y calmar el dolor
  • Medicación: Antiinflamatorios no esteroides por vía oral como el ibuprofeno, pueden reducir el dolor y la inflamación
  • Terapia física: Terapia con ultrasonido u otro tipo de terapias físicas para causar un alivio temporal

En determinados casos la única opción de tratamiento para calmar el dolor es la cirugía. Hay varios tipos de tratamiento quirúrgico. Para escogerlo el médico considerará la deformidad, nivel de actividad, edad y otros factores.

Puntaje: 
Sin votos aún

Agregar comentario