Artritis reumatoidea

Es una afección crónica, autoinmunitaria, que produce que las articulaciones y tejidos que las circundan se inflamen. Es más común en las mujeres que en los hombres y suele aparecer a mediana edad.

Síntomas

Esta enfermedad afecta generalmente las articulaciones de las rodillas, muñecas, tobillos y dedos de las manos. Comienza con un dolor leve, fatiga y rigidez en las mismas y va incrementándose progresivamente.

  • Dolor articular en la articulación a ambos lados del cuerpo
  • Rigidez de las articulaciones por la mañana que puede durar más de 1 hora
  • Sensibilidad, rigidez y sensación de calor en las articulaciones al no usarse por más de 1 hora
  • Pérdida del rango de movimiento de las articulaciones y deformidad de las mismas con el paso del tiempo
  • Ojos y boca resecos (síndrome de Sjogren)
  • Nódulos debajo de la piel
  • Problemas para dormir
  • Dolor en el tórax al respirar
  • Prurito, ardor y secreciones del ojo
  • Hormigueo, entumecimiento o ardor en los pies y manos

Exámenes y análisis de diagnóstico

  • Pruebas de laboratorio
  • Examen de anticuerpos antipéptidos cíclicos citrulinados
  • Prueba del factor reumatideo
    • Leer: Osteoartritis

      Otros exámenes pueden ser:

      • Proteína C reactiva
      • Resonancia magnética (RM) o ecografía de las articulaciones
      • Análisis del líquido sinovial
      • Conteo sanguíneo completo
      • Tasa de sedimentación eritrocítica
      • Radiografías de las articulaciones

      Tratamiento

      El tratamiento para la artritis reumatoidea debe ser de por vida y abarca: Medicación, ejercicio, fisioterapia y en ciertos casos cirugía.

      • Medicación
      • El tratamiento farmacológico, fundamentalmente se basa en la administración de medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (metotrexato (Rheumatrex) es el medicamento que más se usa para esta enfermedad, cloroquina y leflunomida (Arava), también suelen usarse). Prescriptos junto con ejercicios de fortalecimiento, reposo y antiinflamatorios (antinflamatorios no esteroides (AINES) y ácido acetilsalicílico).

      • Fisioterapia
        • El ejercicio y la fisioterapia ayudan a que se retrace la pérdida de las funciones articulares y contribuyen a mantener fuerte la musculatura
        • Pueden ser usadas máquinas para aportar calor o estimulación eléctrica para disminuir el dolor y mejorar los movimientos articulares
        • Los tratamientos de calor y frío, las técnicas de protección articular y el uso de dispositivos ortopédicos o férulas para alinear y apoyar las articulaciones son de mucha utilidad
      • Cirugía
        • Artroplastia total en casos extremos que puede abarcar: artroplastia de cadera, artroplastia del hombro, artroplastia total de rodilla, artroplastia del tobillo
        • Extirpación del revestimiento articular
Puntaje: 
Sin votos aún