Los crocs se empezaron a comercializar en el año 2012 en Florida en Estados Unidos, más de 15 años después se estiman que se han vendido más de 300 millones de pares, en más de 90 países. Nadie va a dudar que son cómodos gracias a su flexibilidad, pero son realmente buenos. Algunos expertos nos dan su opinión del popular calzado de caucho.

Son cómodos, flexibles y baratos, pero...

La mayor virtud de los crocs, es sin duda la comodidad que brindan, además de ser un calzado bastante barato; se puede mojar y no pasa nada, son ventilados y hoy hay muchos modelos. Pero podólogos expertos nos dicen que no son tan maravillosos .

La podóloga Megan Leahy de e Chicago de Illinois Bone and Joint Institute (Instituto de Huesos y Articulaciones de Illinois), nos dice textualmente "Por desgracia, no son adecuados para llevarlos puestos todo el día; aunque proporcionan un buen apoyo para el puente del pie". Leahy asegura que los crocs no aseguran el talón proporcionalmente, lo que hace que apretemos los dedos al momento de caminar, lo que podría causar tendinitis, problemas en las uñas, deformación de los dedos y causar callos y durezas.

Por otro lado el doctor Alex Kor, presidente de la American Academy of Podiatric Sports Medicine (Academia Estadounidense de Medicina Podológica Deportiva), explica que lo más importante de cualquier calzado es la parte que apoyan los dedos con relación del talón, él relata que recibe muchos pacientes con dolor en los talones o en el puente (entre dedos y talón) por usar crocs.

Ambos expertos coinciden que este tipo de calzado es bueno para usarlo en superficie húmedas, que se debe medir su uso y no abusar de ellos, evitar caminatas largas con ellos, nunca llevarlos todo el día.

Puntaje: 
Sin votos aún