Consejos para no abandonar el ejercicio
Correr con amigas es una buena forma de estar motivada para hacer ejercicio

Al igual que con las dietas para perder peso, lo más difícil no es comenzarlas sino mantenerlas. Con el ejercicio pasa lo mismo, muchas veces uno empieza sumamente entusiasmado, con mucha fuerza y con el correr del tiempo, esas ganas se van diluyendo, se empieza a faltar y luego se hace muy difícil retomar. Por ello, lo mejor es estar motivado siempre para no abandonarlo e incorporarlo como una rutina, un hábito de vida.

1

Priorizar el ejercicio por sobre todo

Así como todos tenemos la necesidad de comer, lavarse los dientes, tomar agua, entre otras necesidades básicas; el ejercicio también es fundamental para mantener el cuerpo y la mente sanos. Por ello, priorizar el ejercicio y hacer de él una rutina impostergable es la mejor manera de no abandonarlo ni postergarlo por otras actividades que se supone, son más importantes.

2

Escoger una actividad que guste

A muchas personas no les gusta ir al gimnasio a hacer gimnasia convencional, pero hay otra infinidad de opciones para hacer ejercicio como ser danza (salsa, reggaeton, árabe, axé, etc.), box, aerobox, tae bo, correr, hacer natación, bicicleta, Pilates, spinning, etc. Lo ideal es escoger una actividad que guste, que de placer, que se disfrute, no algo que se hace por obligación, sólo para perder peso y estar en forma.

3

Invitar a un amigo/a a hacer ejercicio

Tener alguien más con quien ir al gimnasio, caminar, correr, andar en bicicleta, etc., es decir un compañero de ejercicio es una buena forma de sentirse motivado para hacerlo a diario. Así cuando uno no se sienta motivado el otro le dará fuerzas y viceversa.

4

Marcar en el almanaque los días que se hace ejercicio

Marcar con una cruz en el almanaque los días que se va al gimnasio, se sale a correr, se práctica algún deporte, es una buena manera de motivarse al ver después todos los días que uno se ejercitó y eso motivará a seguir haciéndolo.

5

Tomar el ejercicio como una terapia

En vez de sentirlo como una obligación, tomar el ejercicio como una válvula de escape, como una terapia liberadora de todo el estrés diario, las preocupaciones, los problemas, etc., es una excelente alternativa para sentirse motivado para hacer ejercicio. La liberación de endorfinas que se produce al practicar ejercicio, mejora muchísimo el estado de ánimo y en consecuencia hace que uno se sienta mejor.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 4 (1 vote)