El ejercicio
El ejercicio ayuda a mantener los músculos y articulaciones fuertes y así prevenir la fractura de cadera.

Se trata de la fractura de la porción más próxima al tronco del hueso fémur y se puede romper tanto adentro como afuera de la articulación. Las articulaciones de la cadera, aguantan el peso de todo el cuerpo y son el apoyo necesario para poder caminar.

Este tipo de fracturas son muy frecuentes entre las personas de la tercera edad; se calcula que anualmente cerca de 100 de cada 1000 sufren una fractura de cadera.

Factores de riesgo

  • Las mujeres son más propensas que los hombres. Se estima que tienen 3 veces más fracturas que éstos
  • Las personas de raza blanca son más vulnerables que los de raza negra
  • Edad avanzada: La masa ósea comienza a perderse con la edad
  • Antecedentes familiares de fractura de cadera, especialmente en las mujeres
  • Osteoporosis
  • Caídas de cualquier tipo

Tratamiento

En general el tratamiento de una fractura de cadera implica la cirugía. Depende de la localización, tipo de fractura, estado del paciente y situación funcional previa.

El objetivo es dar solidez y estabilidad a la articulación y que el paciente recupere la marcha.

Pueden utilizarse diferentes técnicas para un mejor resultado según el caso:

  • Prótesis parcial o total
  • Clavos
  • Placas

Riesgos posteriores a la cirugía

  • Anemia
  • Trombosis venosa o pulmonar
  • Confusión mental: No es una demencia, es un estado reversible y pasajero consecuencia del estrés producto de la fractura y la intervención
  • Infecciones respiratorias
  • Infección de la herida

Si el paciente no es sometido a la cirugía de cadera, muy probablemente no podrá volver a caminar. Cuanto más rápida sea la intervención, más favorable será el pronóstico y viceversa.

Pronóstico

La recuperación tras la cirugía de cadera es gradual y lenta, pero en general hay muchos pacientes que pueden comenzar a caminar a los dos días de la intervención. Esto depender, obviamente, del tipo de prótesis y del estado general de la persona.

El pronóstico depende en gran medida de la situación previa del paciente, aquellos que previo eran independientes en su desplazamiento, posiblemente mejorarán mucho más rápido y con mejores resultados que los que no.

La rehabilitación y el seguimiento continuo son clave en la recuperación y en ello deben trabajar coordinadamente traumatólogo, geriatra y demás médicos.

Hay un porcentaje de mortalidad del 25% en el primer año de la fractura, pero se presume que el porcentaje sería aún mayor sin cirugía, puesto que la postración provoca un deterioro muy grande en el anciano.

¿Cómo prevenir la fractura de cadera?

Hay factores como los de riesgo ya mencionados que no pueden ser modificados (la raza, la edad, el sexo, etc.). Sin embargo, puede prevenirse la osteoporosis con una buena reserva de calcio, lo que implica una alimentación saludable y ejercicio físico.

Si la osteoporosis se presenta, hay alternativas de tratamiento terapéutico como ser vitamina D, difosfonatos, calcitonina, entre otros, que contribuyen a frenar la pérdida de calcio en algunos casos y a reponer parte el perdido en otros.

La prevención de la fractura de cadera, implica, obviamente, la prevención de las caídas; las que constituyen una de las principales causas y muchas de las cuales pueden ser evitadas. Para ello, se recomienda realizar actividad física regular acorde a la edad y al estado físico y de salud. Paseos diarios de unos 30 minutos, ayudan a mantener en buen estado los músculos y ayuda a que las articulaciones no pierdan su rango de movilidad.

Puntaje: 
Sin votos aún