Émbolo pulmonar

Se trata de una obstrucción de una arteria en los pulmones, a causa de aire, grasa, células tumorales o un coágulo de sangre. En la mayoría de los casos, la causa es un coágulo en una vena, generalmente, en la pierna o la pelvis. Lo más común es que se trate de un coágulo en las venas profundas de los muslos (trombosis venosa profunda), que se desprende y se traslada hasta los pulmones. Las causas menos frecuentes incluyen gotitas de grasa, burbujas de aire, células tumorales, parásitos o líquido amniótico.

Factores de riesgo:

Las personas con antecedentes de coágulos sanguíneos o trastornos de coagulación, son más vulnerables a desarrollar émbolo pulmonar.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • Cáncer
  • Ataque cardíaco
  • Reposo prolongado en cama o estar en una misma posición por mucho tiempo como un largo viaje en avión, automóvil, autobús o tren
  • Accidente cerebrovascular
  • Uso de anticonceptivos orales o terapias de estrógenos
  • Quemaduras
  • Parto
  • Fractura de cadera o fémur
  • Cirugía cardíaca
  • Lesión grave
  • Cirugía neurológica u ortopédica

Síntomas

  • Tos súbita probablemente con expectoración de sangre o moco
  • Aceleración de la frecuencia cardíaca
  • Dificultad respiratoria que comienza de forma repentina
  • Aceleración de la respiración
  • Dolor torácico:
    • Bajo el esternón o en un costado
    • Fuerte sensación de ardor o dolor sordo
    • Que lleva a la persona a agacharse o tomarse el pecho del dolor
    • Que puede sentirse como agudo o punzante
    • Empeora al respirar de manera profunda

Otros síntomas pueden incluir:

  • Piel fría y húmeda
  • Enrojecimiento, inflamación o dolor en la pierna
  • Baja presión arterial
  • Silbancias
  • Ansiedad
  • Piel azulada
  • Vértigo
  • Mareo o desmayo
  • Sudoración

Tratamiento

El émbolo pulmonar necesita tratamiento inmediato. La persona tendrá que ser hospitalizada y recibir oxígeno en caso que el nivel sea bajo.

En caso de embolia pulmonar grave, el tratamiento puede incluir la disolución del coágulo, lo que se llama terapia trombolítica. Los medicamentos trombolíticos incluyen:

  • Activador del plasminógeno T
  • Estreptocinasa

También pueden administrarse anticoagulantes para prevenir futuros coágulos:

  • Los anticoagulantes más comunes incluyen heparina y la warfarina
  • Hay un anticoagulante más nuevo llamado fondaparinux (Arixtra) que se usa en situaciones especiales

En las personas que no toleran los anticoagulantes o para quienes pueden ser riesgosos, puede usarse un dispositivo llamado filtro en la vena cava inferior, el que se coloca en la vena central del abdomen e impide que coágulos grandes viajen hacia los vasos sanguíneos de los pulmones

Pronóstico

En general el pronóstico depende de la causa del problema. En personas con embolia pulmonar grave es probable que ocurra la muerte.

Complicaciones

  • Insuficiencia cardíaca o shock
  • Hipertensión pulmonar
  • Hemorragia grave
  • Expectoración de sangre
  • Palpitaciones cardíacas
  • Dificultad para respirar
  • Muerte repentina

Prevención

Pueden indicarse anticoagulantes para prevenir la en personas con alto riesgo de trombosis venosa profunda o en casos de cirugía de riesgo.

También pueden indicarse medias de descanso, las que mejoran la circulación de la sangre en las piernas reduciendo el riesgo de coágulos.

El mover de manera regular las piernas durante un largo viaje ayuda también a la prevención.

Las personas con alto riesgo de coágulos de sangre pueden requerir inyecciones de heparina cuando vayan a tomar un vuelo de más de 4 horas.

Dejar de fumar es otra medida preventiva.

Puntaje: 
Sin votos aún