Los estados de ánimo positivos y favorables, son fundamentales, según señalan algunos expertos y estudios científicos, para hacer frente a las enfermedades y tener un buen estado de salud.

Según sugieren expertos de la Universidad de Navarra (UNAV):

Las personas que contrarrestan el estrés con el humor tienen un sistema inmunitario sano; padecen un 40 por ciento menos de infartos de miocardio o apoplejías, sufren menos dolores en los tratamientos dentales y viven cuatro años y medio más.

Por su parte Allan Reiss, del Centro de Investigación en Ciencias Interdisciplinarias del Cerebro de Stanford explica:

El humor es un componente muy importante de la salud emocional, ya que mantiene las relaciones, desarrolla la función cognitiva e incluso quizás la salud médica.

El buen ánimo ayuda a que la vacuna contra la gripe sea más efectiva

Además de ser favorable para tener un buen estado de salud y afrontar las enfermedades, el buen humor y buen ánimo ayudarían a que la vacuna contra la gripe sea más efectiva.

Así lo señala una investigación realizada por un equipo de expertos en salud de la Universidad de Nottingham, en Reino Unido, publicada en Brain, Behavior and Immunity. El tener un buen estado de ánimo en el momento de recibir la vacuna contra la gripe, incrementaría el efecto de protección de la misma.

El estudio es el primero en evaluar cómo aspectos psicológicos y conductuales pueden intervenir en el efecto protector de las vacunas.

Para realizarlo, los investigadores realizaron el seguimiento durante 6 semanas a 138 personas que fueron vacunadas contra la gripe, evaluando la alimentación, el ejercicio físico, el sueño y el estado de ánimo (clasificado en positivo y negativo).

Posteriormente midieron la cantidad de anticuerpos contra la gripe que había en su sangre tras la vacunación. Encontraron que los que habían demostrado un estado de ánimo positivo durante el tiempo de observación, tenían un mayor nivel de anticuerpos.

Kavita Vedhara, profesora de la División de Atención Primaria de la Universidad de Nottingham explicó sobre el estudio:

Hemos sabido por muchos años que una serie de factores psicológicos y de comportamiento como el estrés, la actividad física y la dieta, influyen en lo bien que funciona el sistema inmunológico y también se ha comprobado que estos factores también influyen en la efectividad de las vacunas de proteger contra las enfermedades.

El hallazgo resulta muy importante, ya que la gripe estacional causa cada invierno en el mundo, aproximadamente, entre 3 y 5 millones de casos graves y unas 250000 a 500000 muertes, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los más afectados suelen ser los ancianos, en quienes además la vacunación no suele funcionar con tanta eficacia como en los más jóvenes. Pero quizás conociendo el dato de que el buen humor puede ser beneficioso al momento de recibir la vacuna, los interesados podrán estar mejor predispuestos y ver si da resultado.

Puntaje: 
Sin votos aún