Medicamentos que reaccionan con el sol

La fotosensibilidad es una respuesta anormal a la luz del sol que puede ser causada por agentes endógenos o exógenos. Entre estos últimos están determinados medicamentos de venta libre, que pueden causar una reacción en la piel ante la exposición al sol, aumentando la susceptibilidad de la misma e incrementando el riesgo de sufrir quemaduras, erupciones cutáneas y ampollas.

La fotosensibildiad inducida por fármacos es determinada por algunos medicamentos que modifican la sensibilidad ante la radiación del sol o la luz artificial.

Jessica Krant dermatóloga certificada y miembro del comité asesor médico de la publicación estadounidense Consumer Reports explica al respecto:

Cuando decimos que un medicamento provoca fotosensibilidad, queremos decir que provoca un cambio químico en la piel que hace que reaccione de forma anómala a los rayos ultravioleta del sol.

Los medicamentos fotosensibles podrían provocar reacciones más problemáticas que las quemaduras solares y las erupciones.

Entre los medicamentos que pueden causar fotosensibilidad inducida por medicamentos figuran:

  • Antibióticos: antibióticos de fluoroquinolonas, antibióticos tetraciclinas, antibióticos sulfamidas.
  • Hierba de San Juan.
  • Antihistamínicos.
  • Medicación para la hipertensión: como el diurético hidroclorotiazida (HydroDiuril y genéricos) puede causar hiperpigmentación; inhibidores de la ACE.
  • Medicamentos antipsicóticos.
  • Antidepresivos tricíclicos.
  • Analgésicos: ibuprofeno, naproxeno, analgésicos tópicos como el diclofenac.
  • Los anticolinérgicos que se utilizan para el tratamiento de la vejiga hiperactiva.

Consejos para prevenir la fotosensibilidad causada por fármacos

Si bien no todos los individuos que toman fármacos fotosensibles manifiestan lesiones cutáneas luego de la exposición a la luz del sol, lo ideal es prevenir siguiendo algunos consejos:

  • Seguir las indicaciones farmacológicas de acuerdo con las prescripciones médicas y los prospectos adjuntos al medicamento. Informar al doctor sobre los hábitos de vida, es muy importante ante la interacción de fármacos con otras sustancias y también con la luz del sol.
  • De ser posible, cuando se toma un medicamento cuyo principio activo es fotosensibilizante, hacerlo en la noche para lograr que al momento de la exposición al sol la concentración del mismo sea mínima.
  • Usar un protector solar de factor alto con fotoprotector de amplio espectro, que sea indicado especialmente para prevenir las reacciones fotosensibles.
  • No suspender el tratamiento farmacológico sin consultar al médico con anterioridad. Sin embargo, se puede plantear la suspensión temporal del mismo durante las vacaciones de verano o sustituirlo por otro que no provoque dicha reacción.
  • Ante una lesión cutánea tras la exposición solar si se está tomando alguno de los medicamentos mencionados, consultar de inmediato al médico para confirmar si se trata de una reacción asociada a algún fármaco fotosensible y qué tratamiento seguir.
Puntaje: 
Sin votos aún