Un estudio australiano demostró que la vida de las personas que veían más de seis horas diarias de televisión, se acortaba peligrosamente versus aquellos que no veían tanto.

Una investigación reciente demostró que aquellas personas que pasan una media de seis horas diarias viendo televisión, tienen una vida - al menos – cinco años más corta respecto de aquellos que no pasan tantas horas frente a ella.

El Dr. Lennert Veerman de la Universidad de Queensland señaló que por cada hora de televisión que se ve tras los 25 años, se reduce en 22 minutos la vida de una persona. No obstante lo anterior, otros investigadores aclararon la conclusión anteriormente descrita señalando que “no se ha descubierto una relación directa entre ver televisión y vivir menos, sino más bien se observó una coincidencia entre quienes viven menos y aquellos que ven más televisión”.

Observar que hay una coincidencia entre quienes ven más televisión y aquellos que mueren a edad más temprana es alarmante, sin embargo, el Dr. David L. Katz (Centro de Investigación Facultad de Medicina de la Universidad de Yale) piensa que los daños de ver demasiada TV son más bien “indirectos” pues se debe relacionar con la ansiedad que genera en las persona, la falta de actividad física, entre otros factores que finalmente son los que desencadenan problemas de salud y terminan por acortar la vida de la gente en la actualidad.

No es casualidad ver que el índice de personas obesas en el mundo ha aumentado de forma impactante en los últimos años, pues con el uso masivo de computadores y gracias al abuso de alimentos ricos en grasas, es evidente que los jóvenes serán los primeros afectados y con ello las generaciones venideras serán las responsables de afrontar problemas tan recurrentes como la diabetes infantil en México, país que hasta ahora es el más afectado en este aspecto.

Este estudio se realizó con 11 mil personas desde los 25 años para así crear una de las más importantes investigaciones realizadas en este país llamada “Estudio Australiano sobre obesidad, diabetes y estilo de vida”. Las conclusiones obtenidas de cara a este estudio son tan alarmantes como para decir que ver demasiada televisión es casi tan peligroso como fumar y no tener una actividad física mínima al día, lo que en suma termina por extinguir la esperanza de vida de las personas.

Con los resultados en mano podemos afirmar que para los hombres que ven menos televisión, la esperanza de vida aumenta en 1.8 años aproximadamente, mientras que para las mujeres lo hace en 1.5 años.

Agregar comentario