(Andina). De no ser controlada de forma adecuada, la diabetes puede provocar infecciones de encías y hueso y otras enfermedades bucales, por lo que el cuidado de la boca y la salud oral deben ser mayores cuando existen males crónicos en jóvenes y en adultos mayores.

Según Gerardo Mendoza, periodoncista del centro Sonríe Odontología Integral con sede en Lima, Perú, se puede tener una buena salud bucal por intermedio de la Medicina Periodontal, que no solo cuida dientes y encías, sino también evalúa la relación entre salud oral y otros males de salud.

Uno de los principales objetivos de la Medicina Periodontal en personas con diabetes es tratar las infecciones en la boca, pues ello también ayudará a un mejor control de la diabetes.

“Los cambios y el engrosamiento de los vasos sanguíneos en personas con diabetes pueden impedir un flujo eficiente de nutrientes y la remoción de desechos de los tejidos, lo cual puede debilitar las encías y los huesos, haciéndolos más susceptibles a la infección”, indicó.

Dijo que si la diabetes no se controla, los altos niveles de glucosa en los fluidos de la boca posibilitará el crecimiento de las bacterias que pueden causar la enfermedad de la encía.

Un paciente que no tiene buena salud oral y presenta infecciones en la boca, encías sangrantes, movilidad de dientes, pus, mal sabor o mal olor de boca, no podrá controlar de manera efectiva la glucemia en la sangre, es decir la diabetes, subrayó.

Asimismo, la inadecuada higiene oral y la diabetes pueden causar la periodontitis, enfermedad severa de la encía que puede causar en el paciente la pérdida de dientes con el riesgo de quedar desdentado rápidamente, alertó.

Sin embargo, con un buen control, el paciente diabético podría recuperar la capacidad masticatoria con la colocación de los implantes dentales.

Otro síntoma frecuente de la diabetes no detectado es la resequedad de la boca, o una boca sin suficiente saliva, la cual es necesaria para ayudar a digerir la comida, prevenir infecciones y las caries.

Mendoza afirmó que la enfermedad periodontal y otros problemas orales pueden prevenirse con un adecuado control de higiene de dientes y encías. Ello incluye el adecuado cepillado y el uso del hilo dental, así como controles con un periodoncista.

Agregar comentario