Depresión adolescente

Mayo Clinic define a la depresión en los adolescentes como “una condición seria que afecta las emociones, pensamientos y comportamientos”. En el estricto sentido médico, la depresión de un joven no es diferente a la depresión de un adulto, sin embargo, sí son distintas las problemáticas de ambos que llevan a padecer tal depresión. Se define al trastorno depresivo mayor como “aquella depresión en la adolescencia que no puede superarse simplemente con la fuerza de voluntad”.
La depresión es una condición médica seria que puede tener consecuencias graves. Más allá de esto, si se detecta este problema a tiempo, con medicamentos y terapia psicológica, se puede resolver.

Síntomas de depresión en un adolescente

Los padres deben estar muy atentos ante la presencia de determinados síntomas de la depresión como los siguientes:

  • Sentimientos de tristeza
  • Pérdida de interés o placer al realizar las actividades normales
  • Irritabilidad, frustración, sentimientos de enojo, tanto ante problemas medianamente graves como ante situaciones insignificantes
  • Insomnio o exceso de sueño
  • Cambios bruscos en el apetito. La depresión puede producir la disminución del apetito que trae aparejada la pérdida de peso o bien, el aumento del apetito y también del peso
  • Inquietud, nerviosismo, agitación constante
  • Lentitud para pensar, hablar y para moverse
  • Fatiga, cansancio y pérdida de energía
  • Pensamientos frecuentes de muerte y suicidio
  • Ataques de llanto en cualquier momento y sin motivo aparente
  • Problemas, dolores y molestias físicas frecuentes

Causas de la depresión

Algunas de las causas más comunes de la depresión en un adolescente pueden ser:

  • Factores hereditarios: la depresión es común en personas cuyos miembros biológicos de la familia también tienen la condición
  • Traumas de la niñez: los eventos traumáticos ocurridos durante la infancia, tales como el abuso sexual o psicológico, o la pérdida de un miembro cercano de la familia, pueden causar cambios en el cerebro que hacen que una persona sea más susceptible a la depresión
  • Los neurotransmisores: son sustancias químicas del cerebro que se vinculan con el estado de ánimo y juegan un papel fundamental en la aparición de la depresión
  • Las hormonas: los cambios hormonales también pueden desencadenar la depresión
  • Eventos de la vida: acontecimientos como la muerte de un ser querido, problemas financieros o económicos, pueden desencadenar la depresión
  • Pensamiento negativo aprendido: la depresión adolescente también se relaciona a las pautas negativas aprendidas, es decir, al hecho de desarrollarse y crecer sintiéndose impotente, en lugar de desarrollar un pensamiento sano que contempla la idea de que es posible encontrar soluciones a los desafíos de la vida

Tratamiento

Si un padre o familiar de un adolescente observa cualquiera de los síntomas anteriores, deberá acudir de manera urgente a un profesional de la salud, para evitar que la depresión siga avanzando.

En la actualidad existe una gran variedad de tratamientos para combatir la depresión, entre ellos encontramos la psicoterapia y el uso de medicamentos.
Si la depresión del joven presenta un estado grave, se recomienda llevarlo con urgencia a que realice un tratamiento ambulatorio. En caso de que el cuadro no sea tan grave, se puede comenzar con la visita a un psicólogo o psiquiatra, quienes podrán recetar algún medicamento para mejorar la depresión.
The Food and Drug Administration (FDA) aprueba el uso de dos medicamentos para tratar la depresión adolescente: fluoxetina (Prozac) y escitalopram (Lexapro).

Algunos tratamientos caseros y cotidianos útiles para que tengan en cuenta los padres pueden ser:

  • Anime a su hijo a seguir el tratamiento psicológico, manténgase a su lado
  • Aprenda, lea e investigue sobre la depresión
  • Preste atención a las señales de advertencia y cambios en su hijo
  • Asegúrese de que su hijo haga ejercicio, la actividad física es eficaz en el tratamiento de la depresión
  • Ayude a su hijo a evitar el alcohol y otras drogas
  • Asegúrese de que su hijo duerma lo suficiente
Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 4.4 (20 votes)