Vacaciones

Uno de los factores más importantes para mantener una dieta para bajar de peso es la fuerza de voluntad. Y según explica el doctor James Hill, director del Centro de Salud Anschutz Health and Wellness, dependiente de la Universidad de Colorado, ésta no es infinita y hay muchas situaciones que hacen que uno se vuelva débil y caiga en la tentación.

1

Vacaciones

Las vacaciones son uno de los momentos donde la mayoría de las personas aumenta de peso. En estos días de relax, se come y se bebe más de la cuenta y ello se refleja en la balanza. Para evitar esto, la dietista Frances Largeman-Roth, de la revista Health recomienda no reprimieres en las tentaciones, pero para evitar engordar mucho, buscar la opción de porciones más pequeñas.

2

Mal de amores

Este es otro de los momentos en que las mujeres, sobre todo, más s dejan tentar por la comida, especialmente por los dulces, o por el alcohol. La alternativa en este caso es buscar algo más donde canalizar la angustia, la frustración para evitar hacerlo en la comida y la bebida. Por ejemplo en el deporte, hablando con amigos que puedan funcionar como oreja, etc.

3

Algunos medicamentos

Hay fármacos para el tratamiento de alergias, depresión, diabetes, determinados anticonceptivos, migrañas, pueden favorecer el incremento del peso. Algunos hasta 4,5 kg en un mes. El doctor Louis Aronne, del Programa de Control Comprensivo del Peso, de Nueva York, señala que el 5% de los norteamericanos tienen sobrepeso a causa de los medicamentos.

4

Miedo o ansiedad

Ante la presencia de un peligro o amenaza, el cerebro segrega sustancias químicas (cortisol y adrenalina) que preparan al cuerpo para huir o luchar. Una vez pasado el peligro, el efecto de dichas sustancias desaparece y el cuerpo interpreta que debe reponer energías tras la lucha. Por ello, el organismo pide alimentos que contengan sobre todo glucosa y grasa.

5

Ciclo menstrual

Un estudio realizado por la Universidad de Concordia, en Canadá, coordinado por el especialista en marketing Gad Saad, halló que la mujer durante su período fértil se preocupa más por su apariencia, lo que implica también cuidarse con la comida. Pasado éste, los cambios hormonales la hacen más vulnerable a las tentaciones. En el estudio les pidieron a las voluntarias que registraran lo que comían, qué productos compraban y que ropa usaban. Hallando que durante el fértil, se sentían más atraídas por los productos de belleza y la ropa que por la comida. En cambio en el no fértil, la inclinación era hacia la comida, especialmente, las más calóricas.

6

Porciones grandes

Según estudios realizados en la Universidad Cornell, las personas tienden siempre a dejar el plato vacío independientemente del hambre o la capacidad para comer. Una recomendación para evitar caer en las tentaciones de los platos repletos, es llenar más de la mitad del mismo con verduras y dejar un espacio pequeño para lo de mayor contenido calórico.

7

Comer las sobras de los hijos

Es muy frecuente que las madres terminen vaciando el plato de sus hijos cuando ellos no quieren más, porque les da pena tirar comida.

8

Aburrimiento en el trabajo

Según una encuesta realizada por la tienda inglesa de indumentaria especialista en tallas grandes High and Mighty, algunas personas llegan a subir como consecuencia de un trabajo aburrido, hasta 6 kg en un año. Hallaron que muchos comen para pasar el tiempo, otros porque necesitan picar algo a cada momento o ingerir algo dulce. El 30% de los hombres y el 17% de las mujeres admitió no poder resistirse a comer en el trabajo.

9

Los viajes

Durante los viajes largos es frecuente abastecerse de mucha comida como dulces, papas fritas, galletas, snaks, bebidas azucaradas, etc., para combatir el aburrimiento. En general esto lleva a que se coma sin hambre, sólo por hacer algo. Una recomendación más saludable sería llevar frutas, agua, cereales, yogurt.

Puntaje: 
Sin votos aún