Nueces para el estrés

Mal de muchos en la actualidad, el estrés es definido por el Instituto Americano del Stress como: "La respuesta no específica del organismo ante cualquier demanda de cambio".

Es sumamente común por estos días atribuir cualquier tipo de dolencia física o psicológica a la presencia de estrés, pues seguramente no todas las enfermedades se justifican con él, aunque hay algo de cierto respecto de que la humanidad vive ciertamente tensa.
Lo deseemos o no, el trabajo, la familia, el hogar, los niños, la necesidad de mayores ingresos y demás factores, nos afectan y repercuten de forma directa sobre nuestro cuerpo y mente.

Aunque resulte sumamente abstracto, el estrés se puede combatir de muchas formas, las más comunes: incorporar deporte a nuestra vida y realizar ciertos ajustes en la alimentación. Diversos estudios han permitido comprobar que determinados deportes brindan beneficios psicológicos a las personas, tal es el caso de: Yoga, Tai chi, Karate y Pilates.
Respecto de la alimentación, un reciente estudio realizado por la Universidad Estatal de Pensilvania, permitió comprobar que comer regularmente un puñado de nueces puede afectar la respuesta de la presión arterial al estrés.

Nueces contra el estrés

El objetivo del estudio realizado por la Universidad Estatal de Pensilvania consistía en saber si los ácidos grasos omega 3 de origen vegetal, podían mejorar la respuesta cardiovascular al estrés. Vale aclarar en este punto, que las personas que presentan una respuesta biológica exagerada al estrés tienen un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

De este modo se realizó un estudio sobre 22 adultos sanos con niveles altos de colesterol malo. Las dietas realizadas por los participantes durante seis semanas se dividían en tres:

  1. La primera dieta era una de tipo americana regular y no contaba con la presencia de nueces
  2. La segunda dieta incluía el consumo de alrededor de 20 mitades de nueces, más una cucharada de aceite de nuez sustuida por algo de grasa de la primera dieta
  3. La tercera y última dieta incluía el consumo de nueces, aceite de nuez y aceite de linaza

Las tres dietas eran completamente parejas en cuanto a la distribución de calorías y tipo de alimentos.

El resultado de las pruebas arrojó la siguiente conclusión: Incluir nueces y aceite de nuez en la dieta, permite disminuir la presión arterial y por ende, mejorar la respuesta de la presión arterial al estrés.

Los médicos detrás de este estudio aseguraron que dado que no se pueden evitar todos los factores de la vida diaria que generan estrés, al menos se sabe que un cambio en la dieta puede ayudar a disminuir la tensión cotidiana.

Aceite de linaza

Algunos de los pacientes que participaron del estudio se sometieron a un examen de ultrasonido para medir la dilatación de sus arterias. Los resultados demostraron que la adición de aceite de linaza a la dieta con nueces, ayudó a mejorar de forma significativa la salud vascular.

Aunque faltan muchos estudios al respecto, los médicos aconsejan sustituir las grasas malas de las dietas por grasas buenas y de origen vegetal, provenientes de productos como nueces, aceite de nuez, aceite de linaza y frutos secos en general.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (1 vote)