Propiedades del vino tinto - Vicios buenos para la salud
Algunos vicios con moderación son buenos para la salud
Flickr.com

Algunas prácticas alimenticias como comer chocolate negro y beber bebidas alcohólicas están en la lista roja de cualquier dieta considerada sana. Entonces deviene esa sensación de frustración de que todo lo rico es malo ¿o no es usted acaso de esas personas que deja para el final la yema del huevo frito porque es lo más rico? Bueno, por suerte para los que no se conforman pensando que los "antojos" de chocolate son un error de la evolución, científicos del Instituto del Corazón de USA publicaron recientemente los resultados de un estudio que revela increíbles beneficios del consumo de chocolate negro en la dieta.

Al parecer, el estudio -realizado sobre mujeres suecas de más de 40 años hasta los 83- concluyó que las probabilidades de sufrir un accidente cardiovascular era menor en aquellas mujeres que consumían chocolate rico en cacao (chocolate amargo o con más de un 70% de cacao) en una proporción cercana a 30 gramos a la semana. El beneficio se reducía para quienes consumían más de esta cantidad.

Así que no hay que sentirse tan mal al fin y al cabo cuando uno desea más que nada comerse una barra de chocolate que tiene la "inmoral" cifra de más de 400 kcal por cada 100 gramos..., es una cuestión de salud.

Pues bien, éste no es el único vicio que hace bien, claro que hay que tener un punto en alto: La clave está en la proporción, estos vicios surten efectos benefactores sólo si se consumen en bajas cantidades, o sea con moderación.

Estos son los alimentos que vamos a rescatar de la lista negra de las dietas para ser consumidos con moderación en pos de una vida más plena:

El Chocolate:

  • El chocolate negro contiene sustancias antidepresivas
  • También posee antioxidantes que actúan en la prevención de los accidentes cardiovasculares
  • Se recomienda consumirlo en un máximo de 30 gramos por semana (elegir preferentemente chocolate con poca azúcar y leche, chocolate amargo)

El Vino:

  • El Vino tinto es rico en flavonoides, antioxidantes de reconocido efecto positivo sobre el sistema cardiovascular
  • Su porcentaje de alcohol es bajo y actúa como relajante del SNC teniendo un buen efecto antiestrés
  • Se recomienda beber 1 vaso de vino tinto al día para los hombres y 1/2 vaso para las mujeres

Los Huevos:

  • Los huevos contienen alto porcentaje de aminoácidos en la clara y su yema no eleva el colesterol "malo"
  • Consumir un huevo al día es beneficioso y un aporte de proteínas y vitaminas imprescindible

Por otra parte, un par de chicos malos que no tienen que ver con la alimentación deben considerarse también:

El Sexo:

  • "Haga el amor y no la guerra", hay que buscarse el tiempo y el método para aumentar la vida sexual
  • El sexo en todas las etapas de la vida adulta ayuda a tener una vida más plena y prolongada, su práctica provoca la liberación de la hormona de la juventud, aumento de la autoestima y es una excelente excusa para hacer un poco de ejercicio aeróbico
  • La dosis moderada ideal es una vez al día

El Sol:

  • Últimamente el sol es tan mal visto que hasta en las pasarelas de moda se ven rostros descoloridos que parecen sacados de ciudades subterráneas
  • Un poco de sol siempre es bueno y no hay por qué ponerse un bloqueador solar para salir a tender la ropa al sol
  • Se trata de volver un poco al sentido común y un poco de sol es necesario para asimilar el calcio al organismo
  • La dosis recomendada es 10 minutos al día fuera de horas pico

Es que la ciencia médica debe tomar un giro, es necesario no desoír lo que pide nuestro cuerpo ni la experiencia de nuestros antepasados; al fin y al cabo, en un laboratorio pueden saber con exactitud la composición de un alimento o el efecto de tal o cual agente en la piel; pero la ciencia tiene siempre una gran incógnita que no puede manejar: El tiempo ¿cuál es el efecto a largo plazo de salir a la calle con un bloqueador solar cada día? ¿cuál es el efecto a largo plazo de no consumir grasas de origen animal durante años? Es que muchos de nosotros tenemos abuelos que, longevos, trabajaron bajo el sol, bebieron alcohol y desayunaron huevos revueltos con tocino; así que un poco de sentido común basta para darse cuenta de que quizá las nuevas enfermedades de la humanidad vienen por otro lado.

Puntaje: 
Sin votos aún