Se trata de un trastorno del sueño cuya causa no es clara (idiopática), que se caracteriza por extensas etapas de somnolencia excesiva durante el día, que inhabilitan a quien las padece. Es similar a la narcolepsia en cuando al sueño que produce, aunque se diferencia en que en la hipersomnia idiopática, la persona no se queda dormida de forma repentina, ni presenta cataplejía.

El comienzo del trastorno suele ocurrir entre los 15 y los 30 años. Progresiva y gradualmente se van instalando los síntomas, hasta que se establece definitivamente el trastorno con leves cambios.

De acuerdo con la Asociación Americana del Sueño la hipersomnia idiopática:

Es una enfermedad relativamente rara y tan sólo afecta al 1% de la población. Es ligeramente más común en mujeres que en hombres y suele comenzar a principios la edad adulta.

Síntomas

  • Largos períodos de sueño nocturno (10 horas o más) con importantes dificultades para despertar.
  • Extensos períodos de somnolencia durante el día.
  • Extensas siestas diurnas.
  • Problemas de concentración.
  • Malestar generalizado como consecuencia de la somnolencia, con deterioro progresivo del desempeño académico, laboral y social.
  • Disminución de la energía, irritabilidad, ansiedad, falta de apetito, problemas de memoria, pensamiento y habla lenta, alucinaciones.
  • La somnolencia puede incapacitar a la persona quien lucha contra ella tomando siestas que resultan muy poco reparadoras.
  • Conductas inconscientes e inexplicables que posteriormente no se recuerdan (amnesia).
  • Síntomas de ebriedad y comportamientos violentos.

Tratamiento

Lo principal de un tratamiento de hipersomnia idiopática es realizar una buena higiene del sueño, en la que se sigan los siguientes pasos:

  • Erradicar las siestas que se prolongan por más de 45 minutos a última hora de la tarde – noche.
  • Realizar siestas programadas a horas tempranas de la tarde que permitan mantener la vigilia.
  • Evitar las comidas abundantes y el consumo de alcohol.
  • Mantener por lo menos 8 horas de sueño nocturno, evitando las privaciones de sueño y las interrupciones.

La Asociación Americana del Sueño recomienda:

Una adecuada higiene del sueño es el cambio de conducta más importante que debe implementarse.

Esto incluye el establecimiento de horarios de sueños regulares, disponer de un ambiente adecuado para dormir y una cama y almohadas cómodas, además de evitar la cafeína y otros estimulantes a la hora de acostarse.

En cuanto al tratamiento farmacológico, es muy similar al de la narcolepsia.

Puntaje: 
Sin votos aún