Foto de Laura Vazquez

Sensibilidad dentaria

Los dientes sensibles pueden tratarse de manera efectiva si se detecta el problema a tiempo. Los controles prematuros al dentista son vitales para prevenir o curar este trastorno
Sensibilidad dental
flickr.com

La sensibilidad dental es un problema que aqueja cada vez con más frecuencia a más personas. Quienes lo padecen experimentan un dolor agudo al beber algo frío o caliente. En circunstancias normales, la dentina, (capa que rodea al nervio) está cubierta por un esmalte que con el paso del tiempo o debido a un mal cepillado, se va haciendo más delgado. Si la dentina queda expuesta, los cambios de temperatura existentes al ingerir un alimento se notan con mayor facilidad y al no tener la protección adecuada pasan directamente al nervio provocando el dolor.

Causas:

  • Mal cepillado (escaso o efectuado con demasiada energía)
  • Retracción de las encías
  • Rechinamiento de dientes
  • Diente astillado o quebrado
  • Consumo de bebidas muy ácidas que causan la erosión del esmalte
  • Haberse sometido a un blanqueamiento
  • Trastornos alimenticios como la bulimia

Dientes más afectados:

  • Caninos
  • Premolares

Tratamientos:

Según sea el caso de cada uno, se procederá a tratar el problema de un modo u otro. Aunque exista la sospecha de estar padeciendo sensibilidad dentaria, el profesional debe asegurarse de que el problema no sea otro como estar ante la presencia de caries, apretamiento dental, diente fracturado o alguna pieza con el nervio afectado. Si se está efectivamente con hipersensibilidad dental:

  • Es posible que el odontólogo recete una pasta de dientes específica para dientes sensibles
  • Aplicar flúor en las áreas sensibles para fortalecerlas
  • Colocar una prótesis dental en lugar de aquella que ha sido deteriorada

Prevención:

  • Utilizar un cepillo de cerdas muy suaves
  • Cepillarse adecuadamente para impedir la retracción de las encías y la erosión del esmalte dentario
  • Cambiar el cepillo de dientes cada tres meses
  • Las cremas específicas para aliviar los síntomas producidos por la sensibilidad son muy eficaces y no tienen ninguna contraindicación. Se pueden utilizar sin problemas incluso para prevenir la sensación de dolor agudo
  • Usar hilo dental todos los días tras el cepillado
  • Visitar al dentista todos los años a modo de control por más que no se evidencien síntomas
  • Hay que tener especial cuidado con los dientes de los más pequeños, ya que no se lavan correctamente por lo que hay que ayudarlos. También las visitas periódicas al odontólogo, son imprescindibles no solamente para detectar sensibilidad, sino cualquier otro inconveniente que pueda surgir

Hay que estar alertas:

Los problemas en los dientes no son inconvenientes menores, ya que cualquier detalle no tratado a tiempo puede ocasionar graves lesiones, hasta la pérdida de alguna pieza. La sensibilidad si no es tratada adecuadamente, puede llegar a causar:

  • Gingivitis
  • Pérdida de dientes
  • Sangrado de encías
  • Caries
  • Sarro

Datos a tener en cuenta:

Según estadísticas efectuadas por la crema dental estadounidense Crest Pro Health:

  • Más de la mitad de los hispanos residentes en Estados Unidos no acuden anualmente al dentista
  • La salud buco dental podría estar asociada a enfermedades como la diabetes, enfermedades pulmonares, cardíacas y derrames
  • El uso de una pasta para dientes sensibles de modo frecuente reduce en la mayoría de los casos la hipersensibilidad dentaria
  • Este trastorno puede aparecer y desaparecer con el tiempo

¿Qué cepillo de dientes es el adecuado?

  • Cualquiera que sea suave para no lastimar los dientes y encías sensibles
  • Los eléctricos llegan más efectivamente a las zonas difíciles. Cepillan suavemente sin lastimar y son recomendados por los profesionales
Sin votos aún
¡Se el primero en dejar un comentario!
  Publicar comentario
Se mantendrá en privado.
Image CAPTCHA
Ingresa los símbolos y/o letras mostradas en la imagen.