Primer transplante total de rostro hecho en EE.UU.

Un transplante total de cara fue realizado el 21 de marzo en el Brigham and Women's Hospital de Boston, Massachusetts, en los Estados Unidos, a Dallas Wiens, un hombre de 25 años que había perdido por completo su cara tras sufrir una descarga eléctrica en 2008, al tocar accidentalmente con su cabeza un cable de alto voltaje. Las quemaduras fueron de tal magnitud que borraron literalmente su rostro.

A partir de entonces se lo sometió a una serie de operaciones, más de 24 reconstructivas con el propósito de devolverle los sentidos del olfato, el gusto y la sensibilidad. Hasta que en octubre de 2010 el hospital Brigham lo eligió para realizar el primer transplante de cara en el país, y el Departamento de Defensa corrió con los costos de la intervención.

En la delicada y compleja cirugía participó un equipo de más de 30 profesionales de la salud de distintas especialidades, bajo el liderazgo del doctor Bohdan Pomahac. La intervención duró más de 15 horas y Wiens recibió todo el rostro nuevo, boca, nariz, tejido, piel y músculos, gracias a los cuales podrá tener movimiento, sensibilidad y así volver a sentir, como declaró en una entrevista a la cadena televisiva ABC, al recibir los besos de su pequeña hija.

La directora del hospital, Betsy Nable, sostuvo que el transplante fue posible gracias al gesto de generosidad más grande que un hombre puede tener: donar sus órganos para prolongar la vida o mejorar la calidad de vida de otro ser humano.

Antecedentes de transplantes totales de cara

El primer transplante de rostro realizado en el mundo, se efectuó en España en 2010 en el Hospital Universitario Vall d’Hebron, en Barcelona, a un hombre que debido a un accidente de tránsito había sufrido serias lesiones en su rostro que no le permitían hablar, tragar, ni respirar por si solo.

En los Estados Unidos, el antecedente más próximo de transplante de cara, es el que se realizó en hospital de Cleveland (Ohio) en 2008 a Connie Culp, quien había recibido un disparo de su esposo en el rostro que lo destruyó por completo. Y luego de más de 30 cirugías convencionales sin éxito, un equipo de médicos de dicho hospital dirigido por la doctora María Siemionow, realizó el transplante gracias a la donante Anna Kasper. En la intervención, que duró más de 20 horas, se reconstruyeron los huesos del rostro, ya que la mujer no podía comer, beber, ni respirar pos sí misma y había perdido totalmente los sentidos del gusto y el olfato.

Tiempo después, en el Brigham and Women's Hospital se realizó otra intervención de este tipo en la cual un equipo dirigido por el doctor Bohdan Pomahac, transplantó piel, músculos, nervios, paladar, labio superior y nariz de un hombre que en un accidente cayó a las vías electrificadas del tren.

En una publicación de 2010 de la revista especializada American Journal of Transplantation, la doctora Siemionow señaló que este tipo de transplante aún está en etapa experimental, por lo cual su valor terapéutico aún no ha sido aprobado.

Y manifestó su deseo de que los resultados de este tipo intervenciones, las que se han realizado en muy pocas oportunidades y en muy pocos países, sean compartidos y publicados por los equipos médicos involucrados, a fin de democratizar la información científica en pos del beneficio de todos.

Puntaje: 
Sin votos aún