El Propoleo
flickr.com

El propóleo, según el Área de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Valencia, España, es una resina cérea, de composición compleja y consistencia viscosa, que las abejas elaboran y utilizan en la construcción, reparación, aislamiento y protección de la colmena.

El término propóleo o propolis, proviene del griego y significa “pro”: Antes, “polis”: Ciudad; por la simple razón de que las abejas utilizan dicha resina para construir sus ciudades a modo de fuertes.

De acuerdo a su origen y época de elaboración, el propóleo puede ser desde amarillo claro hasta castaño oscuro, y de sabor algo picante y amargo.

¿Cómo elaboran las abejas el propóleo?

Las abejas recogen partículas resinosas de las hojas de diversas plantas, las llevan a sus colmenas y allí las mezclan con cera y sus secreciones salivales para formar el propóleo.

Composición química

Desde la antigüedad, el propóleo se utiliza con fines medicinales debido a su interesante composición química, la cual varía de acuerdo a su origen geográfico, pero básicamente es la siguiente: 55% de resina y bálsamo; 30% de cera de abeja; 10% aceites aromáticos y 5% de polen de abejas; también contiene ácidos grasos y otros compuestos minerales y orgánicos.

Propiedades y beneficios

El propóleo y sus propiedades son ampliamente conocidos. Su uso se ha extendido dentro de la medicina preventiva, es decir, se recomienda consumirlo para prevenir posibles enfermedades o afecciones y también para brindar un tratamiento alternativo ante la presencia de diversos síntomas.

Desde la antigüedad, el propóleo se ha utilizado mucho en las áreas de Dermatología, Oftalmología, Otorrinolaringología y Alcoholismo.

Gracias a su composición, el propóleo se constituye como un excelente:

  • Antiinflamatorio
  • Inmunoestimulante
  • Antioxidante
  • Hepatoprotector
  • Carcinoestático
  • Antimicrobiano
  • Antiviral
  • Antifúngico
  • Antiprotozoario
  • Anestésico
  • Aunque es necesaria una mayor evidencia clínica sobre los posibles usos y beneficios del propóleo, de acuerdo a múltiples pruebas realizadas sobre humanos y animales, en las zonas de Brasil, Lima y Bulgaria, entre otras, el propóleo puede ser útil para las siguientes afecciones:

    • Cervicitis aguda
    • Quemaduras
    • Aftas
    • Dolor dental
    • Gingivitis
    • Cicatrización de heridas dentales
    • Herpes genital
    • Infecciones
    • Reuma
    • Úlcera estomacal
    • Vaginitis

    De acuerdo a estudios y teorías científicas, que aun no han sido probadas en humanos o animales, el uso de propóleo es útil para los siguientes problemas:

    • Bajo rendimiento académico
    • Acné
    • Cáncer
    • Laringitis
    • Leucemia
    • HIV
    • Presión arterial baja
    • Osteoporosis
    • Psoriasis
    • Tiroides
    • Regeneración de tejidos

    No se recomienda la utilización de propóleo en cualquiera de sus formas, para los siguientes casos:

    • Alergias
    • Embarazo y lactancia

    Calidad de producto

    Para que el propóleo se considere de buena calidad, el Área de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Valencia, aduce que debe cumplir con los siguientes requisitos:

  1. No poseer contaminantes tóxicos
  2. Presentar un bajo porcentaje de cera, materia insoluble y cenizas
  3. Definir su procedencia para determinar su composición
  4. Poseer elevados contenidos de principios activos

Si desea comenzar a utilizar propóleo con fines preventivos o para tratar cualquiera de las afecciones nombradas en el presente artículo, consulte primero a su médico.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (8 votes)