Según un nuevo estudio publicado en American Journal of Psychiatry, más de la mitad de los pacientes con trastorno de déficit atencional con hiperactividad (TDAH), tienen también dificultades para controlar sus emociones, y este problema podría pasarse de padres a hijos.

Los investigadores han llamado a este grupo de síntomas que incluyen arranques excesivos de ira, impaciencia, frustración o excitabilidad por acontecimientos diarios, deficiencia de la autorregulación emocional (DESR).

El investigador del estudio Craig BH Surman, instructor de psiquiatría en el Hospital General de Massachusetts psicofarmacología pediátrica y de adultos del Programa de TDAH, señala que no sólo las personas con algún problema de salud mental tienen dificultades para regular sus emociones. Todos en cierta medida las presentan, pero la diferencia es que en general se presentan cuando las personas están sobrepasadas por el estrés o la tensión.

Las personas con deficiencia para regular sus emociones, carecen de la capacidad de censurar las reacciones emocionales, inclusive cuando no están bajo presión.

Esta reacción emocional parece que es compartida entre hermanos. Pero los investigadores aún desconocen si las razones de ello son genéticas o si se debe a la influencia del entorno familiar.

Estudio de Craig BH Surman

Para la realización de este estudio, Surman y sus colegas reclutaron a 83 personas: 23 de ellas con TDAH, 27 con TDAH y DESR y 33 sin ninguna condición para comparación.

Luego los investigadores reclutaron a los hermanos de cada uno de los participantes.

Como algunos problemas de salud mental como ser el TDAH, el trastorno de ansiedad generalizada y la depresión, habitualmente se presentan juntos, los investigadores preguntaron a los participantes acerca de síntomas que pudieran indicar la presencia de otra enfermedad mental que fuera la responsable de la inestabilidad emocional.

Encontraron que las reacciones emocionales exageradas no se debían a otras condiciones mentales.

Resultados

  • Más de la mitad de los que tenían TDAH incluidos en el estudio (55%) presentaban también DESR
  • El TDAH fue más común entre los hermanos de los participantes con TDAH que en los del grupo de comparación. Hay estudios anteriores que señalan que el TDAH podría ser hereditario
  • El TDAH y DESR conjuntamente solamente se presentó en los hermanos de aquellos participantes que tenían originalmente los dos problemas

Surman señala que este estudio demuestra que existe un subgrupo de personas con TDAH que, además, no pueden controlar sus reacciones emocionales.

El TDAH y el cerebro

Si bien los investigadores aún están tratando de comprender el rol de las diferentes estructuras cerebrales en el TDAH, un pliegue del tejido cerebral, llamado circunvolución singular, parece desempeñar un importante papel.

Exploraciones a nivel del cerebro, han demostrado que la actividad de la circunvolución cingular en los cerebros de personas con TDAH, sería menor que en personas sin TDAH. Y cuando a estos pacientes reciben fármacos estimulantes, la actividad de la circunvolución cingular se normalizaría.

Además de los fármacos, la terapia cognitivo-conductual podría ayudar.

Un artículo publicado en The Journal of the American Medical Association del cual Surman fue co autor, halló que 2/3 de los pacientes con TDAH que recibió 12 sesiones semanales de terapia cognitiva conductual, redujo un 30% los síntomas en comparación con 1/3 de un grupo de comparación que uso técnicas de relajación.

Puntaje: 
Sin votos aún