Fobias

En una primera instancia miedos y fobias pueden parecer lo mismo y sin embargo, no lo son. Los primeros son algo esperado dentro de lo normal esas mariposas que pueden sentirse en el estómago cuando se va a dar un examen o ante una nueva experiencia. En tanto las segundas, forman parte de un trastorno de ansiedad por una reacción desmedida ante un determinado estímulo, que afecta cuerpo y mente a través de un temor irracional de algo que constituye un peligro irreal. Lo bueno es que las fobias pueden tratarse y mejorar con el tratamiento oportuno.

Las fobias simples son las que están asociadas con situaciones o cosas como insectos, animales, lugares altos, etc. Son muy frecuentes en los niños y no son consideradas anormales, excepto que obstruyan su desarrollo.

Según información de la Asociación de Psiquiatría Americana las fobias constituyen una enfermedad psiquiátrica más frecuente en mujeres y la segunda en hombres de más de 25 años. En Estados Unidos se estima que 19 millones de personas padecen algún tipo de fobia.

Fobias específicas

Se trata de un miedo constante e irracional a una determinada cosa o situación que constituye un peligro irreal.

  • Acrofobia: Temor a las alturas
  • Fobia social: Limitación de las actividades como consecuencia del miedo irracional o ansiedad que le causa el contacto con situaciones en las que hay exposición a los demás
  • Agorafobia: Temor irracional a los lugares públicos
  • Claustrofobia: Temor a los lugares cerrados
  • Aerofobia: Temor a volar

Trastorno de ansiedad

El trastorno de ansiedad es un patrón de ansiedad persistente ante diversos acontecimientos no sólo ante desencadenantes específicos. La persona puede sentir el malestar la mayor parte del tiempo o ante determinado caso concreto.

Los síntomas de las fobias pueden incluir:

  • Taquicardia
  • Ganas de salir corriendo
  • Mareos
  • Pánico
  • Falta del aire
  • Náuseas

Las fobias pueden desarrollarse a cualquier edad, pero en general aparecen en la adolescencia a comienzo de la vida adulta. Con frecuencia tienen un factor de riesgo hereditario.

Tratamiento

La psicoterapia, ya sea terapia cognitiva o conductista, combinada en algunos casos con medicación para el control de la ansiedad, es el tratamiento más efectivo para las fobias. Lo más importante es que en la terapia la persona pueda descubrir qué es lo que desencadena la fobia para poder elaborarlo y controlarlo.

Las técnicas de respiración y relajación pueden ayudar a las personas con fobias a sobrellevar el momento de ansiedad, la crisis y manejar algunos de los síntomas como la hiperventilación y la agitación.

Puntaje: 
Sin votos aún