Encías

Se trata de una infección bacteriana dolorosa que incluye inflamación y úlceras en las encías. Este término se origina en la Primera Guerra Mundial, cuando el trastorno era muy frecuente entre los soldados.

Es normal que la boca presente un equilibrio entre diferentes bacterias, pero la boca de trinchera se desarrolla cuando hay muchas bacterias dentro de la boca. Las encías se infectan y desarrollan dolorosas úlceras.
Se trata de un trastorno poco común y afecta frecuentemente a personas de entre 15 y 35 años.

Factores de riesgo:

  • Mala higiene oral
  • Tabaquismo
  • Estrés emocional
  • Mala nutrición
  • Infecciones de garganta, boca y dientes

Síntomas

Los síntomas suelen comenzar de manera repentina.

  • Mal aliento
  • Fiebre
  • Encías con apariencia enrojecida o inflamadas
  • Dolor en las encías
  • Úlceras similares a cráteres entre los dientes
  • Sabor desagradable en la boca
  • Película grisácea sobre las encías
  • Sangrado abundante de las encías en reacción a cualquier irritación o presión

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es curar la infección y provocar alivio a los síntomas. En caso de fiebre, pueden ser indicados antibióticos.

Para el tratamiento de la boca de trinchera. Es imprescindible una buena higiene oral. Cepillarse los dientes y usar hilo dental con regularidad es muy importante, por lo menos 2 veces al día, con preferencia después de cada comida y antes de ir a dormir.

Los enjuagues con agua salada, pueden ser de ayuda para aliviar el ardor de las encías. Con frecuencia se aconseja el peróxido de hidrógeno, para enjuagues bucales o irrigar las encías, para eliminar el tejido gingival muerto.

Los analgésicos pueden disminuir las molestias. Los enjuagues calmantes pueden reducir el dolor, sobre todo antes de comer. En caso de intenso dolor, pude aplicarse lidocaína en las encías.

Cuando las encías no estén tan sensibles, puede solicitarse una visita al odontólogo para que realice una limpieza dental profesional y sea eliminada la placa. Puede ser necesario además una limpieza y exámenes bucales regulares hasta que el trastorno desaparezca.

Para evitar que la afección vuelva se recomienda:

  • Mantener una buena higiene oral
  • Abandonar el hábito de fumar
  • Evitar el estrés
  • Mantener una buena salud general que abarque además ejercicio y buena alimentación
  • Evitar los irritantes como alimentos calientes o picantes

Pronóstico

La infección suele ser muy dolorosa hasta que no se comienza el tratamiento y en general responde muy bien al mismo. En caso que no se inicie el tratamiento o el mismo se retrace, la infección puede extenderse a los labios, las mejillas o el maxilar y destruir los tejidos.

Complicaciones

  • Pérdida de los dientes
  • Periodontitis
  • Deshidratación
  • Dolor
  • Propagación de la infección
Puntaje: 
Sin votos aún