Al conmemorarse una nueva fecha del Día Mundial del Sida se actualizan las cifras oficiales y se lanzan nuevas estrategias para prevenir el avance de la enfermedad.

Día mundial del SIDA 2011
Símbolo del SIDA

Este año se conmemoran 30 años de que fueran diagnosticados los primeros casos de Sida en el mundo. En el Día Mundial del Sida, hoy 1 de diciembre, se actualizan las cifras y se lanzan nuevas recomendaciones para prevenir el desarrollo de la enfermedad.

El Sida con el correr de los años y con los nuevos tratamientos, ha pasado de ser una enfermedad mortal a ser una enfermedad crónica con la cual se puede vivir por mucho tiempo, sobre todo en los países desarrollados que cuentan con mejores herramientas para tratarla.

En los últimos 10 años la cifra de infecciones se ha reducido en un 21% en todo el mundo. Sin embargo, en Europa la cantidad de infectados ha aumentado, ascendiendo a 118.00 casos nuevos en el 2010, de acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud. Tan sólo en España fueron notificados 2.907 nuevos casos de infección en ese año.

Según estimación de la Coordinadora Estatal de VIH-Sida (CESIDA) en España, aproximadamente, unas 130.000 o 150.000 personas tendrían VIH y cerca de 1/3 de ellos no lo sabría.

En Estados Unidos se estima que 1.2 millones de personas tienen VIH pero solamente el 28% de ellos recibe tratamiento para controlar la enfermedad, en muchos casos por desconocimiento de la infección.

El diagnóstico temprano es la clave de la prevención

El diagnóstico temprano es fundamental para frenar el desarrollo del Sida y evitar nuevas transmisiones.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) aconsejan que la prueba de diagnóstico de VIH sea parte de la rutina de análisis médicos y con una frecuencia de 1 vez al año para la población de riesgo.

La Academia Americana de Pediatría dio una directriz, un tanto cuestionable para muchos, que recomienda que los niños y/o adolescentes a partir de los 13 años se realicen la prueba de VIH como un análisis de rutina, sobre todo los afroamericanos y latinos en riesgo.

Las energías deben enfocarse fundamentalmente en el diagnóstico y tratamiento precoz como estrategia para reducir la transmisión de la enfermedad.

En un nuevo estudio realizado por los CDC, publicado a propósito del Día Mundial del Sida, el Dr. Thomas Frieden, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, señaló la importancia de la prevención:

Cuando las personas inician el tratamiento del VIH temprano, sus sistemas inmunitarios siguen siendo relativamente fuertes, y tienen 96 por ciento menos probabilidades de infectar a sus parejas.

Lo primero es conseguir que las personas se realicen la prueba de diagnóstico de VIH y lo siguiente asegurarse que los portadores del virus reciban el tratamiento adecuado, agregó.

De acuerdo el informe mencionado, sólo un 9.6% de los adultos de los Estados Unidos se realizaron el análisis de VIH en el 2010.

Y precisamente según este estudio, los gays y bisexuales, la población de mayor riesgo, fueron los menos predispuestos a recibir información sobre la prevención de la enfermedad.

Agregar comentario