Ribadesella

El municipio asturiano de Ribadesella se ha convertido en el primer destino turístico del país para celíacos, una enfermedad que se caracteriza por la intolerancia al gluten. Su dieta es muy estricta y no pueden comer todos los alimentos. Por eso, restaurantes, casas rurales, alojamientos, entre otros, se han implicado con esta enfermedad hasta el punto de que un celíaco pueda pasar en este lugar varios días de vacaciones.

Así, el Ayuntamiento de Ribadesella pretende convertir el concejo en un destino turístico ideal para celíacos. Para ello, ha editado unas guías en las que se explican los alimentos que estos enfermos pueden consumir, así como los que están prohibidos. El objetivo es que estas personas puedan disfrutar de los restaurantes, hoteles, o de casas rurales en Asturias como el resto de turistas.

Esta guía es suministrada gratuitamente a los negocios hosteleros y hoteleros que se han adherido a esta iniciativa. Y es que para quienes padecen intolerancia al gluten resulta difícil encontrar menús adaptados a sus necesidades, en ocasiones, por la falta de conocimiento de los hosteleros. No se trata de introducir productos estrella, sino de saber adaptar la carta a los celíacos.

Con la ayuda de la Asociación Celíaca del Principado de Asturias, se ha promocionado el municipio como destino turístico para estas personas y sus familias con diferentes campañas de publicidad y utilizando los cauces de los que dispone la Federación Española de Celíacos para informar a sus más de 30.000 socios de todas sus novedades. También se incluyeron cursos para que los responsables puedan aprender a cómo manipular los alimentos para que puedan estar exentos de gluten.

Se trata de una magnífica idea que sin dudas atraerá parte del mercado turístico del país, donde entre 1 y 4 de cada 100 personas padece celiaquía. Los celíacos no se sienten seguros de salir a comer fuera de la casa porque basta que la comida esté apenas en contacto con harina para que sientan los efectos negativos.

Por su parte, los hosteleros pueden comprobar que los celíacos también son clientes potenciales, que no es tan complicado elaborar un menú sin gluten, que hay muchos productos en el mercado sólo hay que tener los conocimientos necesarios.

Los celíacos ya pueden apuntarse como lugar ideal para las próximas vacaciones porque relajarse en ese sentido también forma parte del descanso.

Agregar comentario