Foto de Sanar

La efectiva cruzada contra el tabaco en Uruguay

En Uruguay está mal visto fumar, la opinión pública se ha forjado así al respecto...
Cruzada contra el tabaco
flickr.com
flickr.com

La aprobación del Parlamento uruguayo del decreto antitabaco que el Presidente Tabaré Vazquez había presentado dos años antes, significó un ejemplo a seguir por todo el mundo en la materia. Dicha ley prohíbe en primer lugar, fumar en todos aquellos lugares cerrados o sin ventilación. Asimismo, la ley prohíbe todo forma de publicidad, promoción o patrocinio de los productos que contiene tabaco por los diversos medios de comunicaciones, ya sea radio, televisión y prensa grafica.

En un principio el decreto que el presidente uruguayo presentó ante el parlamento prohibía también la publicidad y promoción del tabaco online, lo cual fue muy discutido y la empresas afectadas lo catalogaron como discriminación.

Hoy en Uruguay, no hay más carteles de cigarrillos, en la TV no pasan propaganda de tabaco y los habitantes no fuman en lugares cerrados de ningún tipo. Es una de las leyes más aceptada por la población en general y redundó en un descenso del tabaquismo notorio

Por otra parte, la ley contempla la obligación de los fabricantes de de incluir en los paquetes de cigarrillos una advertencia sobre los riesgos y las serias consecuencias que trae aparejado el tabaco.

También la mencionada ley establece multas a las infracciones e incumplimientos de monto elevado a los responsables de locales bailables, pubs, etc. que permitan fumar dentro de sus recintos.

Pero el punto fundamental de la discusión radica en la prohibición de la publicidad de productos que contengan tabaco, sobre todo mediante los medios gráficos, ya que en este caso, son muchas las empresas afectadas. Ante esta conflictiva situación se acordó como primer medida que se coloquen fajas en la publicidad.

Vasquez, oncólogo de profesión, ha tratado con el cáncer muy de cerca y su lucha contra la adicción a la nicotina ha sido muy enérgica pues se instrumentó todo un sistema de control para que efectivamente se cumpla la ley y, además, se aplicaron altos impuestos a la venta de cigarrillos que concluyó en que una cajilla de 20 cueste alrededor de 3 dólares, lo que es carísimo para la mayoría de la población. Curiosamente, y ratificando que el tabaquismo es una enfermedad, los mismos fumadores, en su mayoría, están de acuerdo con las medidas impuestas que implica:

  • Ausencia de publicidad total de cigarrillos
  • Carteles de advertencia que ocupan la mayor parte de las cajillas de cigarros
  • Prohibición de comercialización de cigarrillos de tipo "light" porque ser engañosos, son tan nocivos como los otros
  • Prohibición de venta de cigarrillos sueltos
  • Prohibición de venta de cigarrillos a menores de edad
  • Está prohibido fumar en espacios cerrados
  • No se permiten las áreas para no fumadores, directamente no se puede fumar
  • Alto precio de los cigarrillos
  • Sistema de inspección y control
  • Elevadas multas para quienes infringan la ley, incluso puede dar lugar a la clausura del comercio

En cuanto al análisis de las primeros resultados de la legislación antitabaco en Uruguay, como primer punto se debe destacar que pese a la reticencia de muchos empresarios, entre ellos, los dueños de bares, restaurantes y confiterías, quienes afirmaban que serian los más perjudicados, esto no fue así. Según encuestas realizadas en el país, poco después de entrar en vigencia le respectiva ley, se llegó a la conclusión que no sufrieron ningún detrimento económico.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud sostiene que los resultados pueden ser sumamente satisfactorios, y presume que el nivel de fumadores puede reducir aproximadamente en un 10 %.

Otros de los resultados que se han observado, no sólo en Uruguay sino en todos aquellos países que han implementado la legislación antitabaco, es una reducción d la cantidad de infartos y las internaciones por causa de los mismos, aproximadamente en un 17 %.

Inclusive, las consecuencias de la ley antitabaco no sólo fueron observadas en los fumadores, sino también en el llamado fumador pasivo.

Y es que debido a la ley antitabaco promulgada por Uruguay, se ha registrado un cambio significativo en la sociedad en su conjunto, un cambio que viene de la mano de numerosas campañas en pro de la vida libre de humo del cigarrillo.

Su voto: Ninguno Promedio: 3.7 (6 votos)
3 comentarios

Anónimo

Foto de Anónimo

Respeto la ley antitabaco pero no creo q sea justo para los fumadores tendrian q tener separacion del local para los no fumadores y no me creo nada q no haya bajado los ingresos de retaurantes etc. yo no soy fumadora pero respeto ante todo no se pueden prohibir las cosas no se pueden imponer las leyes creo q se tendria q dejar q la gente decida si quiere entrar en cualquier lugar separado x una mampara para fumadores pero q se inpongan las cosas nooooooooooo somos un pais libre y espero segirlo siendo .x cierto voy a convocar un llamamiento para q se cambie la dichosa ley ya nos veremos ,una uruguaya q no vive en su pais buenos dias....

dorian20

Foto de dorian20

Hay una cosa que me extrañana entre tantas cruzadas contra el tabaco no solo en uruguay sino en españa como permiten o no han echo nada los lobys del tabaco mueve enormes cantidades no solo en impuesto, mi pregunta es porque no han echo nada.

Cuando alguien intenta sacar por poner un ejemplo un nuevo tipo de energia barata o gratuita y que puede sustituir a el petroleo o derivados de el en todas las actividades de la vida diaria, las petroleras o lo magnates del petroleo mundial lo intentan y casi seguro lo bloquearan logico.

Pero al margen de mis sospechas no soy fumador y estoy a favor de la ley.

Anónimo

Foto de Anónimo

El problema que veo de la prohibición de fumar en espacios cerrados, es que los abiertos fueron acaparados por los fumadores.

Es fastidioso ir a un local de comidas en verano y no poder estar afuera disfrutando de la brisa del verano por que te fuman en la cara.

Los locales tendrían que contar con espacios aislados y delimitados para fumadores que además no superaran determinado porcentaje del total de los metros del local.
si bien considero que hace mal y en lo personal no me gusta el cigarrillo, admito que la gente fumadora lo quiera hacer, pero cada cosa en su lugar.

Hacer el amor no le causa daño a ninguna otra persona y no lo hacemos en público, asi que no venga ningún fumador con que recortamos sus libertades, cuando el bien mayor es la libertad del resto a respirar aire puro.

  Publicar comentario
Se mantendrá en privado.
Image CAPTCHA
Ingresa los símbolos y/o letras mostradas en la imagen.