Té de menta

La tos es una afección respiratoria bastante común entre los perros , es bastante persistente y suele durar por lo menos 2 semanas, puede agravarse y causar infecciones secundarias como bronquitis y neumonía. Es por eso que hemos preparado un interesante listado con remedios naturales contra la tos.

1

Menta para la tos

No es secreto que las hierbas medicinales que contienen mentol son bastante buenas para las afecciones respiratorias, y entre ellas la menta es sin duda una de las mejores. Un té de menta con miel alivia la congestión y la irritación en la garganta; la menta tiene propiedades antiespasmódicas.

En una taza coloque una cucharada de hojas de menta, vierta agua hirviendo (250 ml) y tape, espere 10 minutos y cuele, añada 1 cucharadita de miel y beba caliente. Puede beber este remedio casero varias tazas al día. Se recomienda en las mañanas y en la noches antes de dormir.

2

Aromaterapia para la tos

La aromaterapia también es bastante buena para las afecciones respiratorias. Los aceites esenciales de menta y eucalipto tienen propiedades antiespasmódicas y ayuda despejar nuestra respiración y aliviar la tos.

Verter 2 gotas de aceite esencial de menta y 2 de aceite esencial de eucalipto en un difusor de aromaterapia en el lugar donde duerme; cambie nuevamente los aceites cada 2 horas hasta que la tos se vaya. Se recomienda hacer este procedimiento de noche antes y cuando durmamos.

Imagen

3

El ajo el otro aliado

El ajo es otro de los aliados para la tos y demás afecciones respiratorias, el ajo es un estupendo antimicrobial que combate la tos. El ajo se puede tomar en varias formas, como por ejemplo un diente de ajos en ayuna como una pastilla, pero los expertos en medicina natural aseguran que es mejor beberlo en extracto.

Para hacer el extracto podemos picar el ajo, medio o un diente de ajo bastarán para una dosis. Se recomienda de 2 a 3 dosis diarias mientras la tos persiste.

4

Humedecer el aire

Otro de los antiguos remedios caseros o naturales para la tos es humedecer el ambiente en donde estamos, así evitaremos la tos paulatinamente hasta desaparecer.

Para este proceso debemos usar un vaporizador y colocarlo cerca a nuestra cama, y mantenerlo encendido toda la noche.

Imagen

5

El clásico jarabe de cebolla y miel

Seguro que alguna vez la abuelita sacó de su recetario un jarabe de cebolla y miel el que todos los niños odiamos alguna vez, y no es para menos ya que su fuerte sabor y aroma era capaz de espantar al más valiente. La resinas que tienen la cebollas son muy buenos expectorantes y antimicrobianos; y la miel ayuda a combatir la congestión.

Para preparar este oloroso pero eficaz remedio casero debemos cortar una cebolla grande y debemos cubrirla con miel (2 o 3 cucharadas) y calentar en una olla o cacerola tapada por 40 minutos aproximadamente. Una vez listo guarde el remedio en un frasco o botella de vidrio (tapado), siempre refrigerado. Una dosis de media cucharadita en las mañanas y otra en la noche combate la tos muy eficazmente. Puede añadir a la receta 2 o 3 dientes de ajos, el resultados es más oloroso aún, pero más eficaz. No se recomienda este remedio casero a menores de 2 años y evitar usar miel pasteurizada.

Puntaje: 
Sin votos aún