Stretching
Stretching

Así como es importante realizar gimnasia o deportes, para mantener el cuerpo ágil y un buen estado físico, también lo es, acompañar el ejercicio, con una profunda elongación y relajación. Una de las técnicas más utilizadas en la actualidad y que sin saberlo, es parte de nuestra vida cotidiana y de muchas otras disciplinas, es el Stretching.

El mismo se define como un ejercicio que sirve para estirar y elongar nuestros músculos, con el objeto de aumentar su elasticidad y reafirmación.

Es una técnica que utiliza movimientos lentos y continuos que presentan beneficios como los siguientes:

  • Evita que los músculos se debiliten
  • Mejora las malas posturas
  • Previene lesiones
  • Favorece el equilibrio y la coordinación motora
  • Amplia el rango de movimiento
  • Aumenta la capacidad respiratoria

A lo largo del día, casi sin darnos cuenta, pasamos por muchas posturas incómodas, que luego traen sus consecuencias: dolores de cabeza, molestias en la espalda, pesares en la columna y rigidez corporal, entre otras.

Así es que puede resultar de sumo interés incorporar el Stretching a nuestras vidas, por un lado para mejorar la postura y control del cuerpo y por el otro, para liberar el stress.

Esta interesante disciplina existe en múltiples formas como:

  • Stretching Estático
  • Stretching Dinámico
  • Stretching Balístico
  • Stretching PNF
  • De Resistencia

Cada uno de ellas, presenta sus características distintivas, pero tienen en común ejercicios básicos como éstos:

Piernas y espalda: De rodillas sobre una colchoneta, estiramos una pierna hacia el frente, relajamos el talón, flexionamos los dedos del pie y llevamos el tronco hacia delante cuidando que la espalda esté derecha. De esta forma sentiremos como se estira la parte posterior de la pierna y la espalda.

Antebrazos: Nos tomamos las manos por detrás de nuestra espalda y las levantamos cuánto nos sea posible. De esta forma estiramos los brazos y abrimos el pecho, lo cuál produce una linda sensación de relajación.

Zona lumbar y de cadera: Estiramos una pierna sobre el suelo y cruzamos la otra por encima de ésta, ayudando con una mano a que la rodilla toque el suelo y girando la cabeza hacia el lado contrario de la pierna cruzada. Así estiraremos los lumbares y la cadera.

Glúteos: cruzamos una pierna sobre la otra, las relajamos y con ayuda de las manos, acercamos ambas piernas hacia el pecho, cuidando de apoyar bien el cuello sobre el suelo. Luego cambiamos el cruce de piernas y repetimos el proceso. De esta forma elongaremos desde la columna hacia los glúteos.

Cuadriceps y rodillas: Tomamos el pie derecho con la mano derecha por detrás de la espalda, acercándolo al glúteo y mantenemos. Luego realizamos el mismo procedimiento con el pie izquierdo. Así estiramos los muslos y rodillas.

Algunos detalles a tener en cuenta para realizar los ejercicios de Stretching son:

  • El estiramiento debe ser lento, suave y progresivo
  • Todo ejercicio debe ir acompañado de una profunda respiración
  • La elongación funciona mejor sobre los músculos fríos

Realizando una determinada postura, es necesario corregir la posición del cuerpo para que funcione: Chequear el cuello bien apoyado sobre una superficie, no arquear la espalda, no tensionar los músculos. Sea el Stretching o cualquier otra disciplina de relajación, notará un cambio radical en su estado físico y mental.

Puntaje: 
Sin votos aún