Todo sobre el estrés
Foto cortesía de Bhernandez - Flickr.com

Palabra sumamente pronunciada y oída en la actualidad, el estrés parece ser el motivo principal de todos nuestros males. Si hay jaquecas, es por el estrés; si engordamos, seguro también es por estrés, y si la vida sexual no va bien, pues algo tendrá que ver el problema más popular de la década.
Veamos entonces, de que se trata la nueva enfermedad de la humanidad.

¿Qué es el estrés?

El Instituto Americano del Estrés hace una aclaración interesante acerca de la definición del estrés, explica que no hay una definición inequívoca, dado que cada persona puede experimentarlo de diferentes modos y lo que es estresante para uno, puede no serlo para otro.

El estrés es subjetivo, sin embargo, Hans Selye, quién acuñó el concepto en el año 1936, lo define como: "La respuesta no específica del organismo ante cualquier demanda de cambio". Es decir, lo que juega un rol fundamental en la aparición del estrés es la presencia de un cambio de situación: una mudanza, un fallecimiento, una separación, un despido, una enfermedad, etc.

Selye realizó pruebas de laboratorio con animales y descubrió que al someterlos a cambios de intensidad de luz, fuertes sonidos y demás estímulos, éstos comenzaban a desarrollar respuestas como: úlceras en el estómago, ampliación de las glándulas suprarrenales, etc. El problema serio que descubrió el científico, fue que si estos cambios o estímulos persistían, los animales presentaban patologías más graves como ataques cardíacos, artritis, entre otras.

Lo que descubrió y propuso Selye fue sumamente interesante: las enfermedades no sólo se explican por la existencia de virus y bacterias, las enfermedades aparecen por el constante mal vivir.

Años después y para diferenciar el estímulo de la respuesta, Selye creó la palabra estresante para nombrar a todo aquello que produce estrés.
Con el tiempo llegaron infinidad de definiciones y opiniones acerca del estrés, incluso surgió una nueva corriente que afirmó que el estrés también puede ser bueno cuando permite un aumento en la productividad, al de tipo bueno Selye lo llamó eustrés (Eustress). Una situación de estrés bueno puede ser ganar una carrera o una elección, besar apasionadamente a alguien por primera vez, etc.

En sus últimos años, cuando se le preguntaba todavía a Seyle que era el estrés, el respondía: "Todo el mundo sabe qué es el estrés, pero nadie sabe en realidad".

Síntomas del estrés

Más allá de que el estrés es un fenómeno subjetivo, el Instituto Americano de Estrés habla de 50 síntomas de este problema, entre los que se destacan:

  • Dolores de cabeza frecuentes
  • Insomnio, pesadillas
  • Dificultad para aprender nueva información
  • Dolor de cuello, dolor de espalda, espasmos musculares
  • Mareos, desmayos
  • Episodios de llanto
  • Sudoración
  • Sentimientos de soledad
  • Manos y pies sudorosos
  • Irritabilidad, nerviosismo

¿Cómo reducir el estrés?

A lo largo de los últimos años, diversos estudios han coincidido en hacer hincapié en la fuente del estrés, es decir, se han preocupado por prevenir y tratar esos problemas, intentar disminuir su impacto.

Dado que el estrés funciona de forma diferente sobre cada persona, no hay una estrategia perfecta, sin embargo, hay acciones que pueden funcionar en la reducción de la tensión tales como: trotar, hacer aerobic, meditación, yoga, tai chi, respiración profunda, terapia de masajes, acupuntura, reiki...
A otras personas tal vez les funcione escuchar música, bailar, estar con niños, jugar con mascotas, ir a terapia.

Aunque no haya secretos ni soluciones mágicas respecto de este problema, los expertos aseveran: "La clave para reducir el estrés es evitarlo".

Agregar comentario