Foto de Patricia Carámbula

Pecas cancerígenas

Es fundamental controlar el desarrollo y evolución de pecas y lunares: Su morfología, color, tamaño, etc.
Pecas cancerigenas
Foto cortesía de tschörda - Flickr.com

Las pecas y los lunares, denominados científicamente nevus, pueden ser benignos y estéticamente bonitos o malignos y significar un problema para el futuro, ya que pueden evolucionar y ser cancerígenos. Habitualmente las personas tienen entre 10 y 40 nevus en el cuerpo que se dividen en: Nevus congénitos (de nacimiento o que aparecen en el correr de los años) y nevus adquiridos (aparecen luego del año y pueden resultar típicos o atípicos). Cuando las células denominadas melanocitos (responsables de producir melanina, pigmento que da color al pelo, la piel y los ojos y protege la estructura de los tejidos de las radiaciones solares produciendo más melanina para defenderse de los rayos UV) se transforman en malignas, aparece el cáncer de piel llamado melanoma.

Tipos de melanoma

El melanoma puede aparecer en cualquier parte del cuerpo y su forma, tamaño, color y volumen es variable. En el sexo masculino suele presentarse en la parte de la espalda, desde la cabeza, cuello hasta la cadera. En tanto que en el femenino es más común en las piernas.
Diversos tipos de melanoma:

  • Lentigo maligno
  • Se presenta en las partes del cuerpo que han estado muy expuestas al sol como ser el rostro, cuello, cabeza, manos, piernas y aparece, aproximadamente, a los 60 o 70 años de edad. En principio es una mancha de bordes difusos pero con el paso del tiempo comienza a extenderse y cambiar su aspecto hasta convertirse en un nódulo de color amarronado, con partes que pueden ser rojizas o negras. En los casos en que desaparece, vuelve a aparecer al tiempo en otras partes del cuerpo.

  • De extensión superficial
  • Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero en general en lo hombres suele presentarse en el tronco, mientras en las mujeres en las piernas. Es más habitual en las personas de tez blanca, se presenta aproximadamente a los 40 o 50 años y su prevalencia es del 50% de todos los tipos de melanoma. Tiene bordes irregulares pero bien definidos, es de color fuerte que varia entre el marrón, negro, gris o rodado.

  • Acral
  • Sobre el lunar o peca de origen, aparece un tumor cuyo color varia en las tonalidades del gris, rosado, marrón o negro de bordes difusos. Puede aparecer a cualquier edad, tiene una prevalencia del 10% de los melanomas en los blancos y el 50% en negros u orientales. Suele aparecer en la planta de los pies, en menor medida, en las palmas de las manos, dedos, boca y genitales.

  • Nodular
  • Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero generalmente se localiza en el tronco o la cabeza. Es más común en los hombres y se presenta, alrededor, de los 50 o 60 años. En cuanto a su apariencia, tiene forma de nódulo de color marrón, azulado, negro o rojo. Suele sangrar y su volumen se eleva en la piel.

Causas que favorecen la aparición de melanoma

  • Haberse expuesto mucho a los rayos solares en la niñez, ya que el efecto de las radicaciones solares es acumulativo
  • Piel muy blanca y cabello claro
  • Aparición de nevus atípicos
  • Cantidad de nevus mayor a 40
  • Antecedentes en la familia de nevus atípico, de melanoma o de los dos

Cambios en pecas o lunares

Es muy importante para controlar la aparición de melanomas, seguir de cerca la evolución y desarrollo de las pecas y lunares ya existentes, su morfología, localización, la aparición de nuevos, así como:

  • Cambios de color
  • Sangrado
  • Aparición de nuevos lunares o pecas
  • Aumento de tamaño o volumen
  • Irregularidad

Prevalencia

  • Es más común en mujeres que en hombres
  • Las personas que pasan mucho tiempo expuestas al sol por su profesión (por ejemplo: Obreros de la construcción, deportistas, etc.) son más propensas a este tipo de cáncer de piel
  • Las personas muy blancas que suelen quedar muy coloradas al exponerse al sol sin alcanzar nunca un tono bronceado son más propensas a verse afectadas por melanomas
  • Quienes ya han padecido en algún momento de su vida algún melanoma, son más propensos a desarrollar nuevos, por lo cual el control médico constante y el seguimiento de ciertas medidas de precaución es fundamental

Diagnóstico

Ante la sospecha de que un lunar, una peca o una mancha pueda ser cancerígena, un melanoma se tienen en cuenta diversos factores:

  • Los lunares o pecas malignos suelen ser asimétricos en tanto que los benignos simétricos (redondos)
  • Los lunares o pecas malignos suelen tener bordes irregulares en tanto los benignos lisos
  • Los lunares o pecas malignos tienen tonalidades que van del marrón al negro en tanto los benignos son completamente marrones
  • Los lunares o pecas malignos suelen medir más de 6 milímetros de diámetro en tanto los benignos mucho menos

Hay varias técnicas de diagnóstico. Una consiste en la utilización de una lupa que permite ver las capas más profundas de la piel y observar de cerca cómo es la mancha. Otra llamada Fish, que se lleva a cabo cuando el diagnóstico es dudoso y permite averiguar si se está ante un melanoma o no. Y la biopsia en la que se toma una muestra del tejido y en anatomía patológica se la examina en el microscopio para averiguar si se trata de una mancha cancerígena o no.

Tratamiento

El tratamiento del melanoma dependerá del tipo y desarrollo del tumor, de la edad de la persona y de su estado general de salud. Hay cuatro tratamientos que pueden combinarse:

  • Cirugía: Es el tratamiento más habitual, se trata de la extracción total del tumor (lunar, peca, mancha) así como de la parte de tejido que lo rodea para evitar que se propague y reproduzca. El tejido extraído dependerá de la profundidad y tamaño del tumor
  • Quimioterapia: Se utiliza generalmente cuado el tumor se ha extendido a otras zonas del cuerpo. Consiste en la combinación de fármacos anticancerígenos y la aplicación local de los mismos, en los casos que sea necesario
  • Inmunoterapia (bioterapia o terapia biológica): Se trata de aumentar las defensas naturales del organismo ante la enfermedad, para fortalecer el sistema inmunológico del paciente
  • Radioterapia: Se trata de un tratamiento local de radiación muy intenso, para eliminar las células cancerígenas de las metástasis de melanoma en huesos y/o cerebro, deteniendo su crecimiento y controlando su propagación

Prevención

La medida de prevención más efectiva es cuidarse de la exposición excesiva al sol, protegiéndose de los rayos solares con protectores con filtros altos, etc. sobre todo las personas más propensas a sufrir melanomas. Y quienes ya han tenido melanomas, deben seguir normas mucho más estrictas de protección, como evitar la exposición al sol de por vida.

Su voto: Ninguno Promedio: 4 (5 votos)
¡Se el primero en dejar un comentario!
  Publicar comentario
Se mantendrá en privado.
Image CAPTCHA
Ingresa los símbolos y/o letras mostradas en la imagen.