Enfermedad potencialmente mortal causada por el virus del Ébola

Fiebre hemorrágica del Ébola

Se trata de una grave enfermedad frecuentemente mortal, que puede afectar tanto a humanos como a primates.

Es causada por un virus de la familia Filoviridae, del cual se han identificado 5 tipos de los cuales 3 causan la enfermedad en los humanos: Virus del Ébola-Sudán, virus del Ébola-Costa de Marfil, virus del Ébola-Zaire.

La fiebre hemorrágica del Ébola se limitaba a algunas zonas de África, pero se han hallado casos recientes en las Filipinas.

La enfermedad se transmite al humano a través de animales infectados y deshechos de los mismos. También puede propagarse entre humanos a través del contacto con agujas infectadas o fluidos corporales.

Síntomas

Durante la etapa de incubación, que puede prolongarse por una semana tras la infección, los síntomas pueden incluir:

  • Dolor de espalda
  • Diarrea
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Artritis
  • Escalofríos
  • Fatiga
  • Malestar
  • Dolor de garganta

Los síntomas tardíos incluyen:

  • Sangrado por la nariz, ojos y oídos
  • Depresión
  • Hinchazón genital (labios vaginales y escroto)
  • Erupción en todo el cuerpo que con frecuencia presenta sangre
  • Sangrado gastrointestinal (sangrado por la boca y el recto)
  • Conjuntivitis (inflamación de los ojos)
  • Incremento de la sensación de dolor en la piel
  • Paladar con apariencia roja

Pueden haber síntomas de:

  • Shock
  • Coma
  • Coagulación intravascular diseminada

Diagnóstico

Para el diagnóstico de la enfermedad se utilizan los siguientes exámenes:

  • Electrolitos
  • Exámenes para comprobar si la persona ha estado expuesta al virus
  • Exámenes para constatar cómo coagula la sangre (estudios de coagulación)
  • Conteo sanguíneo completo

Tratamiento

La fiebre hemorrágica de Ébola no tiene cura. La medicación para combatir el virus (antivirales) no funcionan contra este virus.

En general el paciente es hospitalizado en cuidados intensivos. Las medidas de soporte para el shock, incluyen fármacos y líquidos administrados por vía intravenosa.

Los problemas de hemorragia pueden requerir transfusiones de plaquetas o plasma.

Pronóstico

Cerca de un 90% de los pacientes con esta enfermedad muere a consecuencia de la misma. La causa más común de muerte es el shock (hipotensión arterial).

Complicaciones

Las personas que sobreviven a la enfermedad, pueden presentar problemas poco frecuentes como pérdida de cabello y alteraciones sensoriales.

Medidas preventivas

Las medidas preventivas pueden incluir evitar viajar a zonas donde la enfermedad es una epidemia. También usar ropa hospitalaria como máscara, guantes, etc., al estar en contacto con enfermos.

Agregar comentario