Nefropatía diabética

La nefropatía diabética es la enfermedad o el daño renal provocado por alguna complicación de la diabetes. En casos extremos puede llegar a provocar una insuficiencia renal, pero no todos los pacientes diabéticos sufren de daño en los riñones.

Causas

Los riñones están compuestos de cantidad de nefronas (unidades filtradoras) que a su vez tienen muchísimos vasos sanguíneos muy pequeños (denominados glomérulos), esta estructura es la encargada de filtrar los residuos de la sangre. Niveles elevados de azúcar en sangre como consecuencia de la diabetes, pueden estropear esos vasos, al punto que con el paso del tiempo el riñón deje de cumplir completamente con su función.

Se desconocen cuáles son las causas exactas que hacen que algunos pacientes con diabetes sufran de daño renal, ya que de 100 diabéticos sólo 40 sufrirán nefropatía diabética.

Lo que sí hay determinados factores que incrementan el riesgo entre los que se incluyen:

  • Tener hipertensión
  • Antecedentes familiares de hipertensión o enfermedad renal
  • Control inadecuado de la glucemia
  • Tener el colesterol elevado
  • Ser fumador
  • Origen hispano, fundamentalmente, mexicano, o afroamericano
  • Tener Diabetes tipo 1 antes de los 20 años de edad

En general, la nefropatía diabética se da junto con otras complicaciones de la diabetes como ser: Retinopatía, hipertensión y cambios vasculares.

Síntomas

En las primeras etapas la nefropatía diabética cursa sin síntomas, pero a medida que el riñón deja de funcionar, comienzan a aparecer los síntomas, entre los que se incluyen:

  • Colesterol alto
  • Triglicéridos altos
  • Presión alta
  • Dolor de cabeza
  • Picazón en todo el cuerpo
  • Fatiga
  • Hipo
  • Espuma en la orina
  • Malestar general
  • Náuseas y vómitos
  • Piernas hinchadas
  • Falta de apetito
  • Incremento de peso como consecuencia de la acumulación de líquido
  • Inflamación en contorno de ojos por las mañanas y en etapas más avanzadas de la enfermedad puede aparecer una inflamación del cuerpo generalizada

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza a través de pruebas de laboratorio que detectan en la orina una proteína denominada albúmina. Detectarla en etapas tempranas puede hacer que el daño no avance, por lo cual a los pacientes diabéticos se les recomienda la realización de análisis regularmente.

Los análisis de laboratorio incluyen:

  • Creatinina en suero
  • BUN
  • Hematocrito
  • Hemoglobina
  • Niveles en sangre de calcio, fósforo, potasio y bicarbonato
  • Proteína en la orina de 24 horas
  • Electroforesis de proteína en orina

El diagnóstico se confirma con una biopsia de riñón, pero si se presenta: Retinopatía diabética, proteína persistente en orina y ninguna otra afección renal o en el tracto, se puede diagnosticar sin hacerla.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento, en principio, es controlar la presión y prevenir o entorpecer el avance del daño renal, para ello se indican los siguientes medicamentos:

  • Bloqueadores de la enzima convertidora de la angiotensina
  • Inhibidores de la ECA

Esta medicación es la primera alternativa para tratar la presión alta y los primeros síntomas de daño renal.

Otras medidas de tratamiento incluyen:

  • Controlar los niveles de azúcar en sangre, en etapas tempranas de la enfermedad, puede ayudar a retrasar el daño en los riñones
  • Restringir la cantidad de proteína en la dieta
  • La diálisis y el transplante de riñón puedes ser precisos una vez que el paciente desarrolla enfermedad renal terminal

Pronóstico

La nefropatía diabética es una complicación importante e incluso puede llegar a causar la muerte de aquellos pacientes con diabetes. Es la principal causa de insuficiencia renal crónica en Estados Unidos, teniendo como consecuencia la diálisis o el transplante de riñón.

Complicaciones

Las compilaciones incluyen:

  • Anemia
  • Hipertensión severa
  • Insuficiencia renal crónica
  • Enfermedad renal terminal
  • Diálisis
  • Infecciones
  • Hipoglucemia
  • Hipercaliemia
  • Peritonitis (si la diálisis es peritoneal)
  • Complicaciones en el transplante de riñón

Prevención

La manera más efectiva de prevenir la nefropatía diabética, es controlar los niveles de azúcar en sangre. Para ello, es preciso mantener un peso apropiado, hacer dieta, ejercicio regularmente y tomar la medicación.

Puntaje: 
Sin votos aún