Ayudar a los demás
Ayudar a los demás

Hay determinados hábitos particulares que realizan en su vida cotidiana las personas exitosas, que fueron fundamentales para conseguir sus objetivos. Ciertas conductas que adoptadas e incluidas en la vida cotidiana pueden realmente hacer la diferencia.

1

No culpar a los otros

Es muy frecuente que ante las frustraciones en la vida personal, se busque siempre la culpa en otro cosa de no realizar un mea culpa, un autocuestionamiento para evaluar qué se hace mal. Es más fácil culpar a los demás y depositar en los otros toda la responsabilidad en vez de hacerse cargo uno mismo de sus cosas. Esta actitud lejos de ser positiva es muy negativa y perjudicial. Es mejor cambiar esta actitud por una de autocrítica, de autocuestionamiento y ocuparse de cambiar aquellas cosas que no gustan en pos de los objetivos buscados.

2

Desconectarse de todo

En la actualidad resulta bastante difícil desconectarse de lo que es la tecnología: Teléfono móvil, computadora, tablet, televisión, etc., ya que está ha ganado mucho terreno. Pero es importante tener en claro, que para pensar y concentrarse, lo ideal es desconectarse del mundo de alrededor y centrarse en alguna actividad de relajación, meditación, etc. Esto ayuda a relajarse, a lograr un estado de descanso, paz espiritual y mental que prepara el terreno para acercarse a las metas planteadas.

3

Ayudar a los demás

Si bien cuando uno está envuelto en sus propios problemas y cuestiones, le puede resultar difícil pensar en ayudar a alguien más; el hacerlo realmente resulta gratificante. Así lo entendía una personalidad muy destacada como la Madre Teresa de Calcuta:

Si no se vive para los demás, la vida carece de sentido

4

Realizar actividad física

Está probado que la actividad física mejora el flujo sanguíneo hacia el cerebro e incrementa la productividad. Por ello, es bueno que los períodos improductivos en el trabajo o en el hogar, en vez de dedicarlos a chequear e-mails, las noticias, los Tweets o el Facebook, dedicar algo de tiempo al ejercicio. Realmente esto ayuda a relajar, a alejar los pensamientos negativos, ayuda a aclarar las ideas, etc.

5

Visualizar tu día como perfecto

Esta es una práctica que en primera instancia puede parecer intrascendente, pero realizada cotidianamente es sumamente efectiva. Consiste en dedicar algunos minutos cada mañana al levantarse a visualizar el día que se va a enfrentar, enfocándose en lo más importante y en las posibles soluciones a los conflictos que pudieran presentarse. Esto ayuda a evitar ciertas distracciones que alejan del foco y lejos de beneficiar, perjudican. Esta práctica es llevada a cabo por algunos deportistas de elite, para mantener su atención en lo realmente importante y así llegar a sus metas. Mantener una actitud positiva, ayudará a que se afronte el día con una mejor predisposición y los resultados sean mejores.

Seguir leyendo...

Puntaje: 
Sin votos aún