Primary tabs

Enfrentarse a las dificultades, trabajar y esforzarse para llegar, ocuparse en lugar de preocuparse…

Desarrollo personal

Para llenar el vacío existencial, devolver las esperanzas y avanzar, algunas veces es necesario realizar algunos ajustes que devuelvan el gusto por las actividades de la vida cotidiana y demás.

Zona de confort

La zona de confort es un estado mental que se presenta cuando se ha logrado la comodidad en la vida, las aspiraciones están cubiertas y no existen las presiones. Si bien es un momento de bienestar aparente, en realidad en este período se evaporan los sueños y anhelos y la vida se vuelve tediosa y rutinaria.

Para que esta zona de confort no termine por matar en vida, es importante salir un poco de ella y buscar algo que haga crecer. Ya sea profesionalmente como cambiar de carrera o buscar un nuevo empleo que implique nuevos desafíos, volver a estudiar, hacer acciones solidarias, etc.

1

Enfrentarse a las dificultades

Ponerse un objetivo e ir por él, implica compromiso y valentía. Puede haber un obstáculo puesto por uno mismo que muchas veces pasa inadvertido: El miedo. Enfrentarlo y sortearlo hará la diferencia entre alcanzar la meta propuesta o quedar por el camino.

2

Trabajar para llegar

Para lograr lo propuesto la única fórmula que funciona es el esfuerzo y el trabajo. Las cosas se demuestran con hechos y no con palabras. Por ello, no presumir sobre el camino que se está llevando puede ser más constructivo para llegar a donde se desea.

3

No tomar las criticas siempre como algo personal

Según el Dr. Miguel Ruiz, autor del libro Los Cuatro Acuerdos:

el tomarse las cosas personalmente es la expresión máxima del egoísmo, porque consideramos que todo gira a nuestro alrededor

En lugar de estar pendientes de las críticas y de lo que los demás dice de uno, analizar los defectos y virtudes lo más objetivamente posible es la mejor forma de apostar a crecer.

4

En vez de preocuparse ocuparse

El preocuparse lleva a un estado de estrés y ansiedad que paraliza y no permite hacer. En vez de perder tiempo en ello, en preguntarse cosas tales como qué pasa si me va mal, si no funciona, etc. Lo ideal es usar ese tiempo y energía en ocuparse de que la cosa funcione.

5

Rodearse de personas positivas

Esto incluye buscar siempre el lado bueno de las cosas y de cada obstáculo que se presenta en el camino encontrar la oportunidad. Para lograrlo es fundamental ser perseverante y estar muy atentos a todos aquellos comportamientos que puedan ser pesimistas para evitarlos.

6

Darle importancia al proceso

El camino, el proceso para llegar a la meta es tan o más importante que la meta en sí misma. Durante el mismo, es importante reconocer los logros aunque sean pequeños y se desconozca si con certeza se va a lograr el objetivo planteado.

7

Nuevas relaciones profesionales

Cuando se toma un nuevo rumbo profesional, es lógico que algunas viejas relaciones de trabajo se debiliten en la medida en que otras nuevas se fortalecen. Es parte del crecimiento.

8

El crecimiento personal inspira al entorno

Cuando un miembro de la familia o de un grupo decide ir por más y apostar por un nuevo rumbo, esa energía se contagia e inspira a los demás a emprender también un camino diferente.

Agregar comentario