El trabajo con pesas es sólo para los fisicoculturistas, el dolor tras el ejercicio es signo de intenso entrenamiento…

El entrenamiento fisico

En lo que se refiere al entrenamiento físico, existen millones de teorías y consejos e incluso muchos mitos erróneos. Hoy en Sanar vamos a derrocar algunas creencias falsas sobre este tema:

1

Levantar pesas es para fisicoculturistas

Muchas personas huyen al entrenamiento con pesas porque temen quedar como fisicioculturistas. Lo cierto es que un cuerpo como el de Schwarzenegger en Terminator, sólo se logra entrenando con pesas tiempo completo, realizando una estricta dieta y en general, consumiendo algunas sustancias como anabólicos. Por lo cual, el trabajo con peso es muy beneficioso para la salud y la estética corporal, cuando se hace equilibradamente, ayuda a verse más delgado, prevenir la osteoporosis y además revitaliza el metabolismo.

2

Para obtener beneficios físicos el entrenamiento debe ser de por lo menos 60 minutos

Esto depende en gran medida del tipo de entrenamiento que se realice. Hay algunos como ser el entrenamiento de intervalos de alta intensidad para el que son suficientes 15 o 20 minutos; o el entrenamiento tabata que consta de 8 rutinas de 20 segundos de trabajo duro con 10 segundos de descanso para el cual 4 minutos son suficientes.

3

Cuando hay una lesión se debe abandonar el entrenamiento

Esto es relativo y depende de la gravedad de la lesión. Por ejemplo si se trata de un problema de columna o daño interno, el médico será quien indique el momento para volver a entrenar. Sin embargo, si se trata de un esguince o desgarro, puede realizarse la actividad alrededor de la lesión. Es decir sin forzar ni trabajar el área lastimada, pero si haciéndolo con el resto del cuerpo. Es preferible entrenar algo, aunque sea con limitaciones, que no entrenar nada. Siempre es preciso igualmente consultar antes al médico o al instructor del gimnasio.

4

El trabajo cardiovascular es lo mejor para el cuerpo

Si bien el trabajo cardiovascular es importante para el corazón y para quemar grasas; lo cierto es que no es lo único necesario y que debe complementarse con trabajo de fuerza para que el beneficio sea completo. Levantar peso refuerza los ligamentos y tendones y crea una buena densidad ósea y mantiene alineado el cuerpo y con una buena postura.

5

Para verse como determinada celebridad hay que hacer el mismo entrenamiento físico

Este mito se remite no sólo a las celebridades, sino también a otras personas, como por ejemplo, una amiga, una compañera de trabajo, etc. Pero lo cierto es que realizar el mismo entrenamiento que alguien más para lucir como esa persona es inútil, ya que juegan factores como el metabolismo, la complexión, etc. Está bueno el utilizar a una figura como modelo siempre y cuando eso sirva como factor motivador para trazar objetivos físicos personales propios.

6

Hacer ejercicio en ayunas ayuda a quemar más calorías

Esto es falso y depende en gran medida del tipo de ejercicio que se vaya a realizar, si es aeróbico o de pesas. Lo ideal es no comer inmediatamente antes del ejercicio, salvo algún pequeño refrigerio como una fruta o yogurt. En caso de entrenar en la mañana, si se realiza un desayuno pesado dejar pasar por lo menos unas 3 horas.

7

Para hacer ejercicio se puede utilizar cualquier calzado

Esta teoría quedó en el pasado cuando las personas iban al gimnasio con la ropa y los tenis viejos que ya no usaban más. En la actualidad se sabe que tanto la indumentario como el calzado con que se hace deporte, juegan un rol fundamental tanto en el desempeño físico, la comodidad como también en la salud, al prevenir lesiones y dolores de rodilla, tobillos, etc. Por algo hay calzado deportivo especial para correr, jugar futbol, hacer aeróbicos, etc., porque cada tipo de entrenamiento tiene requerimientos específicos. Por ello, hay que tener en cuenta las recomendaciones para escoger el calzado deportivo adecuado según el tipo de actividad que se va a realizar.

8

El dolor después del entrenamiento es sinónimo de un gran ejercicio

Esto es falso. El único signo de un buen entrenamiento son los resultados nunca el dolor. Si bien algunas molestias locales en los músculos son normales, no asó el dolor de las articulaciones, espalda o cuello. Éstos pueden ser signo de que el ejercicio se ha realizado en forma incorrecta.

Agregar comentario