Arrugas
Arrugas

Estudios recientes han demostrado que el consumo de soya ayuda a las mujeres que se enfrentan a las incómodas arrugas que tanto les incomodan al sonreír (patas de gallo), por lo que se presenta como una buena alternativa al bótox para las que tienen paciencia y no quieren sufrir efectos secundarios.

Quienes tienen menopausia deben saber que la soya también es buena para aliviar los malestares propios de la etapa que se atraviesa, pero ¿Qué pasa si además ayudad a borrar las arrugas? El estudio presentado a la Sociedad Americana de la menopausia se encargó de demostrar las bondades que tienen el gérmen de soya en la mujer que no está feliz con sus arrugas y/o atraviesa por la menopausia.

Lo interesante de la investigación y el estudio está en que la soya misma no contiene nada que pueda extraerse como para convertir en píldora o gel, sino más bien es nuestro propio cuerpo el que genera un compuesto llamado “S-equol” al digerir el gérmen de la planta en cuestión.

La razón por la que se borran las arrugas es relativamente sencilla, y es que la piel comienza a envejecer producto de la falta de colágeno en la piel, y ésta a su vez escasea por los niveles de estrógeno que muchas mujeres tienen cuando atraviesan por la menopausia, pero ¿Qué rol juega el S-equol en todo esto? El de producir algunos de los efectos de los estrógenos, como es la producción de colágeno, aumenta la humectación e incrementa la elasticidad de la piel.

Mientras más se consuma soya, mejores serán los efectos en la piel en cuanto al borrado de las arrugas, sin embargo, el Dr. Ayuko Oyama – autor del estudio – advirtió que hay mujeres en que la producción del S-equol no es suficiente y es necesario consumir suplementos.

Por su parte han quedado descartados los efectos dañinos del S-equol en el cuerpo de la mujer, es decir, no hay riesgo de cáncer cervical ni de seno tras su producción.

Puntaje: 
Sin votos aún