Evitar los excesos de alcohol y comida, el estrés y las preocupaciones en fin de año, puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Los excesos de comida son uno de los factores de riesgo de los problemas cardíacos.

Se aproximan las fiestas de Navidad y Año Nuevo y con ellas los excesos que suelen hacerse en esta época, el estrés de estos eventos, el cansancio del año, etc., un combo perfecto que favorece los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares.

Las comidas con alto contenido graso y calórico, el exceso de alcohol, la gran cantidad de reuniones, los viajes para visitar familiares, la preparación de la cena y la casa para ser anfitriones y recibir a familiares y amigos, las preocupaciones, los balances de fin de año, y demás actividades de la vida diaria, suelen confluir negativamente en la salud de las personas durante las fiestas de fin de año.

Tal es así que según el Dr. Niten Singh miembro de la Sociedad de Cirugía Vascular (Society for Vascular Surgery), las salas de emergencia se saturan de pacientes víctimas de los excesos luego de la cena de Acción de Gracias. Algo similar sucede en otros países como Argentina, donde según el Dr. Alberto Alves de Lima, director de docencia del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA), a final de año se registra un incremento de pacientes con problemas cardiovasculares, que en algunas ocasiones desencadenan en la muerte.

Según un estudio publicado en 2004 en la revista Circulation, las muertes asociadas con eventos cardiacos incrementan un 5% en la época de la Navidad y el Año Nuevo.

Recomendaciones del Dr. Alberto Alves de Lima para prevenir problemas cardíacos en fin de año:

  • Evitar los excesos: Con el fin de año se incrementan la cantidad de fiestas, reuniones, cócteles de despedida de año previos a las celebraciones propiamente dichas de Navidad y Año Nuevo. Por ello, se recomienda controlar la ingesta de alcohol y calorías, ya que en estas cenas se suele consumir en promedio entre unas 5.000 y 9.000 calorías (de acuerdo a datos del Consejo Americano del Ejercicio, la cena de Acción de Gracias tiene unas 3.000 calorías)
  • Controlar las emociones: A fin de año suele hacerse un balance del año y puede pasar que se quiera hacer en pocos días lo que no se hizo en el correr del año. Esto produce estrés y ansiedad. También sucede que en estas reuniones de fin de año las personas se juntan con familiares y amigos a quienes hace mucho tiempo no ven o a quienes no quieren ver y afloran emociones positivas y negativas que pueden llevar a descompensaciones emocionales y problemas más serios
  • No postergar las visitas médicas: Muchas personas que tienen síntomas de problemas cardiovasculares, algunos malestares como ser dolor en el pecho que se esparce a brazos tronco, suelen esperar a que pase fin de año para consultar al médico. Esto no es una buena medida, ya que luego puede ser muy tarde, ante el primer síntoma visitar al médico de inmediato

Realizar ejercicio físico regular, llevar una dieta equilibrada, mantener un peso saludable y evitar el consumo de tabaco, es clave para reducir el riesgo de problemas cardíacos y cerebrovasculares. Actuar rápido ante el primer síntoma, es fundamental para evitar que el desenlace sea fatal.

Agregar comentario