Familia latina

De acuerdo con cifras de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), anualmente son diagnosticadas unas 140.000 personas de cáncer de colon en los Estados Unidos. Y la enfermedad es la causa de muerte de 50.000.

El cáncer de colon entre los hispanos

El cáncer de colon es una de las principales enfermedades entre los hispanos. Según la Sociedad Americana del Cáncer, aproximadamente, un 26.6% de los latinos vive en la pobreza y un 30.7% no cuenta con cobertura médica.

La mala alimentación y la prevalencia a enfermedades como la diabetes y la obesidad, constituyen un importante factor de riesgo para el cáncer de hígado o estómago.

De acuerdo a un informe publicado en 2010 sobre obesidad en Estados Unidos realizado por la Fundación Robert Wood Johnson y Trust for America’s Health, el nivel de obesidad excedió el 30% entre los hispanos de 19 estados norteamericanos.

Según la Sociedad Americana del Cáncer (ACS), el cáncer de colon es uno de lo 4 tipos de cáncer que más afecta a los latinos que viven en Estados Unidos.

El cáncer de colon comienza con un pólipo

La mayoría de lo cánceres de colon empiezan con un pólipo que cuando crece puede transformarse en cáncer y extenderse a otras partes del cuerpo.

En el hospital presbiteriano de Nueva York y en el Centro Médico de la ciudad de Columbia se analizaron datos de personas que se realizaron una colonoscopía por primera vez y hallaron un pólipo precancerosos en el 22% de los latinos.

Factores de riesgo

El cáncer de colon es más frecuente en personas de más de 50 años y otros factores de riesgo incluyen:

  • Fumar
  • Beber alcohol
  • Consumo excesivo de carnes rojas o procesadas

Diagnóstico temprano

El diagnóstico temprano puede salvar la vida; por ello se recomienda realizarse chequeos médicos en caso de haber padecido pólipos, cáncer colorrectal, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa o antecedentes familiares de pólipos o cáncer colorrectal.

Prevención

Llevar una alimentación saludable, realizar ejercicio físico regularmente, tomar una aspirina diaria y la terapia de remplazo hormonal con estrógeno y progesterona en las mujeres, ayuda a prevenir la enfermedad.

El consumo regular de fibra también ayudaría en la prevención, según una investigación de científicos californianos publicada en 2011. De acuerdo a ésta, las personas que comen legumbres, arroz integral, verduras de hoja verde cocida y fruta deshidratada, tienen menor riesgo de desarrollar a enfermedad.

Puntaje: 
Sin votos aún