Carcinoma de células basales

Se trata de un tumor cutáneo de lento crecimiento que incluye cambios cancerosos en las células basales de la piel. Es la forma más frecuente de cáncer en Estados Unidos constituye un 75% de los cánceres de piel. En los últimos años la incidencia del cáncer de piel se ha incrementado como consecuencia de la mayor exposición a los rayos ultravioletas.

Más del 90% de los carcinomas de las células basales se desarrollan en áreas cutáneas que están expuestas regularmente al sol o a algún tipo de radiación ultravioleta. Este tipo de cáncer en general no se propaga a otras zonas del organismo, queda localizado, aunque puede seguir creciendo e invadir los tejidos y estructuras adyacentes lo que incluye huesos, nervios y cerebro.

Suele comenzar, generalmente, después de los 40 años de edad y ser pequeño al principio y crecer hasta llegar a los 1 o 2 centímetros de diámetro luego de unos cuantos años.

Factores de riesgo

  • Piel blanca
  • Ojos claros (verdes o azules)
  • Cabello claro
  • Sobreexposición a los rayos X u otros tipos de radiación

Síntomas

  • Lesión cutánea, masa o protuberancia en la cara, orejas, espalda, cuello o cuero cabelludo con las siguientes características:
    • Aspecto nacarado o ceroso
    • Plana o levemente elevada
    • Lesión con aspecto de cicatriz sin antecedentes de lesión cutánea en el área
    • Color blanco, rosa pálido, carne o amarronado
    • Vasos sanguíneos visibles en la zona de la lesión o en la piel circundante
    • Úlcera que no sana

    Tratamiento

    El tratamiento depende del tamaño, profundidad y ubicación del cáncer. Puede extirparse recurriendo a alguno de los siguientes procedimientos:

    • Raspado
    • Criocirugía (congelamiento)
    • Extirpación con cirugía incluyendo la remoción quirúrgica microscópicamente controlada
    • Radiación

    Pronóstico

    El tratamiento precoz con un dermatólogo puede tener como resultado un elevado índice de curación mayor al 95%. Puede aparecer el cáncer de célula basal en nuevos ligares, por lo que debe realizarse un seguimiento riguroso. Deben hacerse exámenes con regularidad.

    Complicaciones

    Invasión de los tejidos o estructuras próximas, provocando daños a la apariencia y funcionamiento. Esto es más grave cuando ocurre alrededor de la nariz, los ojos u orejas.

    Prevención

    Debe examinarse la piel regularmente en busca de masas o cambios que resulten sospechosos en las lesiones de la piel ya existentes. Una masa nueva que sangra, se ulcera y demora en sanar es motivo de sospecha. Los cambios que deben considerarse son:

    • Color
    • Textura
    • Tamaño
    • Apariencia
    • Inflamación
    • Dolor
    • Sangrado
    • Prurito
Puntaje: 
Sin votos aún