Es una afección bastante común que puede presentarse en personas de cualquier edad, incluso en niños. Es más frecuente en mujeres y los genes o el estrés pueden contribuir a al desarrollo de este trastorno.

Se manifiesta como un patrón de ansiedad y preocupación constante por distintos acontecimientos y quienes lo padecen aseguran estar ansiosos desde que tienen recuerdos.

Síntomas

El principal síntoma es la constante tensión o preocupación, aún cuando no hay causa. Las preocupaciones pueden saltar de un problema a otro y pueden incluir problemas de trabajo, dinero, salud, familia, pareja, etc.

Aún cuando las personas con este trastorno son consientes de que las preocupaciones son más grandes de lo que deberían, no pueden controlarlas.

Otros síntomas incluyen:

  • Fatiga
  • Problemas de insomnio
  • Dificultades de concentración
  • Irritabilidad
  • Inquietud
  • Dolor de cabeza
  • Temblores
  • Problemas estomacales: Diarrea, náuseas

Tratamiento

El objetivo principal del tratamiento es que el paciente pueda desempeñarse adecuadamente durante su vida cotidiana. Lo ideal es la combinación de una terapia conductista y medicación.

  • Terapias cognitivas conductistas:
  • En este tipo de tratamiento se enseña al paciente a:

    • Reconocer y reemplazar los pensamientos desencadenantes del pánico, disminuyendo la sensación de desamparo
    • Evitar pensar que las preocupaciones de menor entidad se pueden transformar en graves problemas
    • Entender y controlar puntos de vista distorsionados de estresantes en la vida
    • Manejar el estrés y relajarse al presentarse los síntomas
  • Medicación:
    • Los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina suelen ser la primera opción y los inhibidores de la recaptación de la serotonina y norepinefrina la segunda
    • Cuando los antidepresivos no ayudan a controlar los síntomas, pueden utilizarse clonazepam (Klonopin), benzodiazepinas como alprazolam (Xanax), y lorazepam (Ativan)
    • Para casos graves pueden usarse otro tipo de antidepresivos y algunos anticonvulsivos
    • Otro medicamento que puede utilizarse es buspirona

Otros cuidados para controlar el trastorno de ansiedad generalizada incluyen:

  • Evitar el consumo de cafeína, drogas y medicamentos para los resfríos
  • Llevar un estilo de vida saludable que incluya ejercicio, buena alimentación y buen descanso puede ayudar a minimizar el impacto de la ansiedad

Pronóstico

El pronóstico depende de la gravedad del trastorno, pero en general la mayoría de las personas mejoran con la combinación de psicoterapia y medicación.

La adicción a las drogas y la depresión, son dos complicaciones que pueden desarrollarse.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (2 votes)