Linaza

Esta semilla fue parte de la alimentación de los antiguos griegos y romanos. El aceite vegetal de linaza es rica en fitoestrógenos, fibras dietéticas solubles e insolubles y ácidos grasos Omega 3, fundamental para el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, la formación de membranas celulares y hormonas. Tiene también propiedades benéficas para el sistema circulatorio, el corazón y el cáncer.

Según el Instituto de Medicina de los Estados Unidos la recomendación diaria es el consumo de entre 0.7gr y 1.6 gr.

Entre sus principales beneficios se destacan:

Las semillas de linaza ayudan a controlar el sobrepeso, gracias a que regulan el hambre por la sensación de saciedad que producen en el organismo. Pueden llegar a favorecer una pérdida de peso de hasta un 37%.

1

Combate el estreñimiento

Gracias a su elevado contenido en fibra, ayuda a combatir el estreñimiento crónico, limpia los intestinos y funciona como lubricante de la vía intestinal.

2

Ayuda a combatir el colesterol

Las semillas y el aceite de linaza ayudan a reducir el colesterol malo y favorecer el desecho de grasa al movilizar el intestino. Las fibras solubles son las que evitan que el colesterol se acumule en la sangre, favoreciendo la eliminación de forma natural, evitando así que el organismo lo absorba.

3

Para el cáncer

Según se cree, el elevado contenido en fitoestrógenos de la linaza, favorecen una mejor división de las células y es un mecanismo de defensa contra el cáncer. Según un estudio del Centro Médico de la Universidad de Duke, la linaza mostró propiedades beneficiosas en el tratamiento del cáncer de próstata, retrazando entre un 30 y un 40% el crecimiento del tumor.

4

Hipertensión

El consumo regular de productos enriquecidos con linaza, según un estudio del Centro Canadiense de Investigación en Salud y Medicina Agro-Alimentaria, gracias a su alto contenido de ácido alfa-linolénico y fibra, reduciría los niveles de presión arterial en personas con enfermedad arterial periférica.

5

Disminuye el riesgo de diabetes tipo 2

El consumo de alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 como la linaza, se asocia con un menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, gracias a que ayuda a mejorar la manera en que el organismo usa el azúcar en sangre.

6

Ayuda a manejar los síntomas de la menopausia

La linaza contiene elevados niveles de fitoquímicos como los fitoestrógenos que ayudan a balancear la carga hormonal sobre todo en la época de la menopausia, reduciendo así los molestos síntomas.

7

Fuente de vitaminas

La linaza es una importante fuente vitamínica. Contiene vitaminas del grupo B (ayudan a transformar los alimentos en energía), C y E (ayudan a combatir los radicales libres y retrazar el proceso de envejecimiento).

8

Ayuda a reducir los niveles de estrés

La linaza ayuda a bajar los niveles de estrés, al retrazar la sobreproducción de agentes bioquímicas como el acido araquidónico, principal ácido graso que produce y utiliza el organismo cuando está estresado.

Puntaje: 
Sin votos aún