Grasas trans

Las grasas trans son grasas de origen vegetal a las que se las somete a un proceso de hidrogenación para cambiar su estado de líquido a sólido. Este produce cambios en los enlaces moleculares que afectan la composición y las hace perjudiciales para la salud cuando son consumidas en exceso.

Este proceso de hidrogenación que se utiliza para aumentar el tiempo de conservación de los alimentos, es muy frecuente en la industria alimentaría sobre todo en la elaboración de comidas rápidas, fritos, snacks y repostería industrializada. La razón, es que el aceite hidrogenado puede usarse por más tiempo sin que se deteriore y los costos son menores.

Riesgos para la salud de las grasas trans

En los últimos tiempos, como consecuencia de la mala fama de las grasas trans y sus nocivos efectos para la salud, muchos fabricantes relucieron de forma voluntaria los niveles de los alimentos que producen. Sin embargo, aún se encuentra un elevado nivel en muchos productos como postres industrializados, margarinas, palomitas de maíz para microondas, etc.

La recomendación de la Aosicación Amerdicana del Corazón es de no consumir más de 1% de calorías provenientes de grasas trans en la dieta diaria.

Investigaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), demostraron que el consumo diario de sólo 5 gramos de grasas trans (equivalente al contenido de un paquete pequeño de papas fritas), alcanza para incrementar hasta en un 25% el riesgo de enfermedad cardiovascular, además de aumentar el de desarrollar algunos tipos de cáncer y diabetes.

La Agencia Norteamericana del Medicamento y Alimentación (FDA) anunció recientemente su intención de reducir aún más los niveles de grasas trans artificiales en los alimentos procesados, terminando con el uso de aceites parcialmente hidrogenados (PHOs), que son la fuente principal de grasas trans en los alimentos procesados.

La doctora Margaret A. Hamburg de la FDA explica al respecto:

Mientras que el consumo de las grasas trans potencialmente dañinas ha disminuido en las últimas dos décadas en los Estados Unidos, su consumo sigue siendo un importante problema de salud pública

La FDA recuerda que una reducción mayor en la cantidad de grasas trans en la dieta estadounidense, podría prevenir anualmente 20.000 ataques al corazón y 7.000 muertes a causa de enfermedades del corazón.

Puntaje: 
Sin votos aún