Primary tabs

La culpa no siempre ayuda, puede motivar, pero sólo los pensamientos positivos que conducen a que las acciones se correspondan con los deseos contribuyen en el camino a perder peso.

Perder peso por sentirse culpable

La culpa es un sentimiento conflictivo que el ser humano experimenta cuando hace algo que está mal. Según Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis dijo al respecto:

el sentido inconsciente de la culpa el más poderoso de todos los obstáculos para curarse

.

En lo que refiere a la dieta y a bajar de peso, así como ante otras adicciones, muchas veces el tocar fondo lleva a cambios y decisiones decisivas.

Todos los seres humanos experimentan sentimientos de culpa en algún momento por algún motivo. Las personas con problemas de sobrepeso y obesidad, la sienten después de excederse con la comida o de comer determinados alimentos prohibidos para ellos.

Comer de forma compulsiva por culpa da culpa

Hay personas que tienen trastornos de la alimentación y problemas con la comida, que comen de manera compulsiva excesivamente hasta no poder más y luego la culpa los invade. Esto sentimientos de culpa se tornan patológicos y hacen que el círculo vicioso nunca termine, se sienten culpables porque comen de más y porque sienten culpa también comen de más.

La culpa no siempre ayuda

La Dra. Anandhi Narasimhan, psiquiatra especializada en niños y adultos del Centro Médico Cedars Sinai, explica que hay veces en que la culpa lleva a las personas a sentirse abrumadas y desesperanzadas y en consecuencia caer en la tentación de comer.

Manejar la culpa para bajar de peso:

1

Motivación y aliento

Según la Dra. Narasimhan, es importante para las personas que buscan bajar de peso el aliento y la motivación de su entorno. Esto los ayuda a seguir adelante, les confirma que van por un buen camino y que están haciendo las cosas bien y eso se ve.

2

Hay que erradicar la culpa

La contención y el apoyo del entorno es fundamental. Pero la decisión es muy personal e individual, es uno el que debe tomar la decisión de bajar de peso y de encarar alguna manera de hacerlo: Plan de ejercicios, dieta, etc. Una vez que se toma la decisión y se logra erradicar la culpa, plantear metas realizables a corto plazo, para cumplir paso a paso, una a una. Ya que tratar de bajar de entrada 15 kilos, por ejemplo, es imposible y lo único que produce es frustración.

3

Evitar los pensamientos perjudiciales

Las personas a las que las maneja la culpa suelen tener pensamientos del tipo: “Soy gordo porque me lo merezco”; “Nunca voy a ser flaco”; “Es mi culpa estar tan gordo”. Es importante erradicar estos pensamientos negativos que lo único que consiguen es que el individuo se auto compadezca y se estanque y sustituirlos por pensamientos positivos que permitan avanzar. Por ejemplo cuando aparecen deseos de comer algo, en vez de comer una galleta o un snakc, elegir una manzana. De esta manera lentamente los hábitos saludables de alimentación se van incorporando y al sentirse mejor, la persona se vuelve más positiva y optimista.

4

Pensamientos y actitud optimista

De la mano del paso anterior, estimular los pensamientos positivos. Según el autor del libro El poder de la autocuración, presidente de Parker University Fabrizio Mancini:

Los optimistas saben que pueden hacerse cargo de su salud y conseguir resultados positivos

5

Pensamientos concretos

La mayor parte del comportamiento humano proviene del subconsciente, por lo cual es importante prestar atención a las intenciones y definirlas con claridad mentalmente. Cuando el individuo empiece a pensar que puede lograr bajar de peso y que se merece estar mejor, comenzará a sentirse más saludable y en el camino correcto hacia la curación de la enfermedad llamada obesidad

6

Transformar los pensamientos en acciones

Fabrizio Mancini recomienda:

Nuestras acciones permiten que nuestros pensamientos se conviertan en hechos. Es decir que puedes tener los mejores pensamientos del mundo pero si no los conviertes en acciones, te estarás limitando para el cambio o para alcanzar tus metas

7

Escribir los deseos y las acciones y compararlas

Fabrizio Mancini recomienda hacer lo siguiente: Escribir dos columnas una de deseos y otra de acciones diarias y luego comprarlas. Si los deseos tienen una correlación en las acciones se está por buen camino, sino hay que replantearse las cosas.

.

Agregar comentario